Home > Noticias > La hoja de ruta para la integración fiscal europea

La hoja de ruta para la integración fiscal europea

9 junio, 2020 By Mircea Vasiu

La primavera de 2020 pasará a la historia como la época de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, también será recordada como la fecha de comienzo de la tan esperada integración fiscal europea.

Lo que parecía imposible hace tan solo unos años, se ha convertido, de repente, en una solución viable para Europa. En las últimas dos semanas en que los inversores han oído hablar, por primera vez, de la posibilidad de una deuda conjunta, el euro, así como las acciones europeas, se han disparado, ya que los fondos de los inversores han comenzado a fluir

Por otra parte, ya hay un calendario para los movimientos que se tienen que dar próximamente, en el que se destacan las fechas en las que se deberán cruzar los correspondientes hitos para que el plan tenga éxito. ¿Lo tendrá con el formato actual? Nadie lo sabe con certeza. Sin embargo, los inversores y los operadores ya han marcado en el calendario económico las fechas previstas como más probables para crear volatilidad en los pares del euro.

Preparándose para el plan Next Generation

El fondo de la UE para el plan Next Generation de la Comisión Europea está dotado con 750 000 millones de euros, 500 000 millones de euros en subvenciones y 250 000 millones en préstamos a los estados miembros. Su objetivo es apoyar la inversión y las reformas para combatir los efectos del coronavirus, estimular la inversión privada y desarrollar medidas para la prevención de crisis similares en el futuro.

Los tres pilares que acabamos de describir se dividen, a su vez, en varios programas: el Fondo para la Recuperación y la Resistencia (RRF, por sus siglas en inglés), dotado con 350 000 millones de euros; el Programa de Inversión Estratégica (SIF, también por sus siglas en inglés), y el Instrumento de Apoyo a la Solvencia (SSI). Todos estos programas, junto con otros, forman parte del plan de utilización de los fondos obtenidos a partir del programa Next Generation de la UE.

En total, la fuerza de ataque del presupuesto de la UE se eleva a 1850 millones de euros para gastar en la recuperación económica de Europa entre 2021 y 2027. En julio de 2020, el Consejo Europeo debería alcanzar un acuerdo político sobre los Fondos del Mercado Monetario (MMF, por sus siglas en inglés).

A continuación, en el verano de este año, comenzará la consulta del Parlamento Europeo sobre Recursos Propios (impuesto sobre el carbono, impuesto digital, etc., todos ellos fuentes para devolver parte del capital que se haya pedido prestado). Más adelante, para principios del otoño de 2020, está prevista la adopción del revisado Marco Financiero Plurianual (MFF, por sus siglas en inglés). Finalmente, la adopción de dicho Marco debe lograr el consentimiento del Parlamento Europeo en diciembre de 2020

Todos estos pasos son importantes para los inversores europeos. En concreto, el último paso tiene un riesgo significativo para el euro, ya que algunos estados nórdicos han expresado su preocupación sobre el calendario de devolución del dinero y sobre su contribución.

Independientemente de su forma final, lo que comenzó hace dos semanas y finalizará el próximo mes de diciembre pasará a la historia como el primer intento de la Unión Europea para lograr la integración fiscal.

Un pequeño paso hoy, pero un gran salto para mañana.