Home > Noticias > La gran reestructuración del mercado laboral de los EE.UU.

La gran reestructuración del mercado laboral de los EE.UU.

18 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

El informe NFP del último viernes se esperaba con gran expectación. Los operadores e inversores ya habían anticipado las cifras a la baja y el alto nivel de desempleo. Era una noticia que ya se daba por sentado, en absoluto una sorpresa. Después de todo, incluso aunque los datos hubiesen logrado, de alguna manera, superar las expectativas, ¿cuál sería la diferencia entre una tasa de desempleo del 16 % y el 14.7 %?

Como se puede comprobar, el mercado laboral está cambiando radicalmente. No es sorprendente que el desempleo sea mayor en el caso de las industrias con muy pocas opciones de desarrollar trabajo a distancia, como las dedicadas al ocio, a la hostelería, a la construcción, al transporte y a los servicios públicos. En aquellos sectores e industrias en los que es posible el teletrabajo, la tasa de desempleo no es tan elevada.

Por otra parte, el informe ofreció a los inversores una pista aún más importante: ¿qué tipo de asalariados han perdido su trabajo?

El 20 % del total de trabajadores, cuyos sueldos son los más bajos, los más afectados

Más del 35 % del 20 % del total de trabajadores con sueldos más bajos perdieron sus puestos de trabajo en abril. Aunque los datos se basan en el informe de los ADP (trabajadores con nóminas privadas) y no de los NFP (trabajadores con nóminas no agrícolas), siguen siendo relevantes porque se utilizan porcentajes que explican las pérdidas de empleo. Digamos que es una buena muestra que aporta una conjetura bien fundamentada sobre la situación del mercado laboral de los EE.UU.

Al analizar los datos de empleo, hay otros aspectos que debemos destacar. Uno de ellos está relacionado con la recuperación de la economía.

Muchos de los trabajadores afectados se consideran como desempleados «temporales». Dicho de otro modo, cuentan como trabajadores listos para recuperar sus puestos en cuanto la economía reabra en cada estado. Aunque esta parece ser una percepción errónea según todos los índices de medición.

A juzgar por la magnitud y las implicaciones de esta crisis sanitaria, algunas industrias tendrán que reestructurarse completamente si no quieren desaparecer. Así, algunos de esos trabajadores que hemos llamado desempleados «temporales» se darán cuenta de que sus empleadores van a necesitar menos gente de la que inicialmente se esperaba

El segundo aspecto que debemos mencionar es la interdependencia económica entre industrias y países. Por ejemplo, la industria de los servicios financieros, que se ha adaptado muy bien al trabajo a distancia, no podrá mantener a todos sus empleados porque el tamaño de la industria se reducirá.

Finalmente, todo el concepto del teletrabajo merece una mejor comprensión. Lo primero que nos viene a la cabeza es solo la idea de trabajar desde un portátil y entregar los informes en línea. Después de todo, es cierto que la mayoría de las compañías usan la nube, ¿no es así?

Si bien esto es cierto, es una forma muy simple de ver el trabajo a distancia. Lo que la gente no ve es que, de repente, la competencia por un mismo puesto de trabajo se da a nivel mundial, no solo de forma local. Si antes de la crisis la ubicación era un factor importante, ahora ya no lo es.