Home > Noticias > La Fed no quiere controlar la curva de rendimiento… ¡De momento!

La Fed no quiere controlar la curva de rendimiento… ¡De momento!

2 julio, 2020 By Mircea Vasiu

A última hora de la tarde de ayer, en la sesión norteamericana, la publicación de las actas de la reunión del FOMC creó poca o ninguna volatilidad en el mercado. No obstante, la falta de interés del mercado puede que se deba, probablemente, al ambiente festivo que se respira, ya que los estadounidenses se preparan para celebrar el 4 de julio.

Además, Canadá también celebra su fiesta nacional, por lo que muchos bancos y empresas se han tomado unas largas vacaciones. Así pues, con Londres cerrado a la hora de la publicación de las actas, estas han pasado desapercibidas.

La Fed sigue decantándose por mantener sus previsiones

A pesar de la falta de interés en las actas de la Fed, estas dejan entrever que la Reserva Federal todavía no se inclina por un control de la curva de rendimiento, tal y como creían muchos participantes en el mercado que haría. Las tesis para poner en marcha semejante medida pedían a la Fed que siguiese los pasos del Banco de Japón e interviniese en los extremos largo y corto de la curva de rendimiento para crear condiciones constantes de acomodación.

Con la tasa de los fondos federales ya en mínimos y una continua flexibilización cuantitativa, se suponía que ese sería el siguiente paso para el banco central más importante del mundo. Lógico si consideramos que la Fed ya había descartado la posibilidad de intereses negativos en los Estados Unidos.

Quizá la parte más importante de las actas de ayer, aunque no se trata de algo nuevo, es que la Fed tiene la intención de mantener las actuales condiciones financieras en modo acomodaticio durante muchos años a partir de ahora. Esto es importante al menos por un par de razones:

En primer lugar, al principio de la recesión provocada por la crisis del coronavirus, muchos esperaban que la economía se recuperaría con forma de V, un fuerte repunte que permitiría a las economías continuar en donde lo habían dejado. En ese caso, no habría necesidad de mantener una política monetaria acomodaticia porque esta volvería rápidamente a una situación cercana a la que se tenía antes de la pandemia.

En segundo lugar, si la previsión de la Fed en este mes de junio indica que está lista para mantener la postura acomodaticia por muchos años a partir de ahora, nos está diciendo que esta recesión no se va a ir tan fácilmente. Lo que es más importante: si esto está ocurriendo en los Estados Unidos, la mayor economía del mundo, es probable que ocurra en todas partes. Es decir, vivimos en una recesión global y la salida es un camino lleno de obstáculos y mucho más largo de lo que se pensaba en un principio.

En resumen, la Fed está preparada para hacer aún más en caso de que sea necesario y no va a realizar un control de la curva de rendimiento. No por ahora.