Home > Noticias > La economía española y sus efectos sobre la inflación europea

La economía española y sus efectos sobre la inflación europea

20 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Una de las economías más afectadas durante la pandemia del coronavirus está siendo la española. Este país del sur de Europa ha registrado una terrible caída de su principal industria: el turismo.

Debido a las restricciones a los viajes que se pusieron en marcha y a los cambios de una semana a otra, ha sido muy difícil para los viajeros planear sus vacaciones de verano. Además, no es nada divertido ir de vacaciones llevando una mascarilla y estas llevan ya algunos meses siendo obligatorias en España.

En resumen, España depende del turismo, pero también el turismo europeo depende de España. Durante décadas, los europeos han «invadido» las soleadas costas e islas españolas. La cercanía, la moneda común, la ausencia de fronteras son tan solo algunas de las ventajas que han animado a los europeos a pasar sus vacaciones en España.

El cálculo de la inflación y el impacto de la industria del turismo

El BCE (Banco Central Europeo) tiene el mandato de mantener la estabilidad de los precios por debajo pero próxima al nivel del 2 %. El sistema de medida o punto de referencia para medir la inflación es el Índice Armonizado de Precios al Consumo (HICP, por sus siglas en inglés). Además, el BCE favorece los datos básicos del HICP, en los que se descuentan los precios de la energía por ser demasiado volátiles. Por lo tanto, lo que queda son los bienes y servicios de otras áreas, entre ellas, el turismo.

Los servicios hoteleros suponen hasta un 2 % del HICP. Los paquetes de vacaciones, otro 1.4 %.Más aún, el transporte aéreo, el 0.9 %, y los restaurantes, bares y cafés, el 7.4 %. Por último, los servicios de ocio y deportivos suponen otro 1.1 %.

Si sumamos todas estas categorías, vemos el impacto de la industria del turismo en los datos de la inflación. Por lo tanto, como no hubo turismo en el verano, no hubo presión alcista en los precios. Todo lo contrario: los agentes económicos tiraron los precios y la lucha se centró en cómo conseguir clientes al precio más bajo posible. En términos económicos, eso lleva a la deflación, algo que los datos han confirmado.

El viernes pasado, conocimos los datos finales del HICP del mes de septiembre. Por regla general, no se revisa esta cifra final, porque el mercado ya ha sido valorado en base a toda la información y los cálculos finales raramente difieren. ¡No ha sido el caso esta vez!

La inflación básica ha sido revisada a la baja en septiembre del 0.24 % al 0.22 %. Esto indica la dificultad para crear inflación, ya que la industria del turismo cuenta mucho en el cálculo del índice.

El drama del sector turístico español y el PIB del país tendrán aún más efectos traumáticos sobre la inflación más adelante. Si a esto le unimos los recortes del IVA alemán (aunque sean temporales), el bajo rendimiento del turismo español presiona al BCE para aportar una mayor flexibilización.

Tags: