Home > Noticias > La economía en la zona euro sufrirá una guerra comercial entre Estados Unidos y China

La economía en la zona euro sufrirá una guerra comercial entre Estados Unidos y China

17 abril, 2018 By Equipo de EFXTO

El crecimiento económico de la zona euro, que ya se modera en parte debido a una moneda más fuerte, recibirá otro golpe de la actual disputa comercial entre Estados Unidos y China, según la mayoría de los economistas.

Aún así, eso no impedirá que el Banco Central Europeo finalice su programa de compras de activos este año y aumente las tasas de interés en 2019, aunque se espera que la inflación se mantenga muy por debajo del objetivo del banco central hasta por lo menos 2021.

Mientras que el consenso para el crecimiento en la última encuesta a más de 100 economistas del 6 al 16 de abril apenas cambió con respecto a una encuesta del mes pasado, las encuestas empresariales privadas sugieren que el impulso del crecimiento de la zona euro alcanzó su punto máximo.

El rango de pronósticos en la última encuesta mostró máximos y mínimos más bajos para el crecimiento en la región en comparación con el mes pasado.

Un pico de crecimiento en la zona euro

«El inicio de 2018 ha sido decepcionante para la economía de la zona euro, especialmente después de un 2017 tan fuerte. Aunque las perspectivas siguen siendo favorables, parece que ya se alcanzó un pico de crecimiento en la zona euro y que 2018 mostrará cierta moderación», dijo Bert. Colijn, economista sénior de la zona euro de ING.

Las empresas en toda la zona del euro se han visto perjudicadas por un euro al alza, terminando el primer trimestre con su expansión más débil desde el comienzo de 2017. Se espera que la moneda única, hasta un 3% este año, gane un 4% más contra el dólar en un año.

En la última encuesta, más del 85% de los 55 economistas que respondieron a una pregunta adicional dijeron que la disputa comercial entre Estados Unidos y China dañará la economía de la zona euro, incluido un encuestado que espera que el impacto sea significativo.

«El comercio de bienes se debilitó en febrero, incluso antes de que las preocupaciones comerciales globales ocupen un lugar central. Ya sea que se trate del euro fuerte o de una inminente guerra comercial, no es difícil ver que las perspectivas para las exportaciones de la zona euro sean cada vez más desafiantes», dijo Colijn de ING.

La zona euro podría verse perjudicada

«Con la Unión Europea ocupando un lugar prominente en la cadena de suministro global, la economía de la zona euro podría verse perjudicada incluso sin ser un jugador esencial en una guerra comercial», agregó.

Después de crecer a su ritmo más rápido el año pasado desde la crisis financiera en los últimos trimestres, se pronostica que la economía de la zona euro perderá impulso y promediará entre 0.4% y 0.6% en cada trimestre este año y el próximo.

Se esperaba que el crecimiento anual del PIB promediara 2.3% este año y 2.0% el próximo, sin cambios desde el mes pasado. Las presiones sobre los precios siguen siendo débiles. Se pronostica que la inflación estará por debajo del objetivo del BCE de poco menos del 2% para los próximos tres años. Se pronostica que la inflación promediará 1.5% este año, 1.6% el próximo y 1.7% en 2020.

A pesar de eso, se espera que el BCE, que eliminó el sesgo de flexibilización con referencia a su programa de flexibilización cuantitativa (QE) el mes pasado, finalice sus compras mensuales de activos por 30.000 millones de euros antes de fin de año.

Si bien no se esperan grandes anuncios cuando los legisladores del BCE se reúnan el 26 de abril, se prevé que el banco central aumente su tasa de depósito 15 puntos básicos a -0.25% en el segundo trimestre del próximo año, como lo hizo en la encuesta anterior.

BCE subiría las tasas antes de la próxima desaceleración

En el BCE también se espera de su caminar en tasa de refinanciación en el último trimestre del próximo año, un cuarto más tarde de lo previsto el mes pasado. Más del 90% de los casi 60 economistas dijeron que confiaban en que el banco central subiría las tasas antes de la próxima desaceleración, incluidos 11 encuestados que tenían mucha confianza.

Pero no todos estuvieron de acuerdo, y los cinco economistas restantes no estaban seguros. «Esperamos que el BCE mantenga bajas las tasas por más tiempo, en parte porque está cerrando su programa de expansión cuantitativa debido a que se han alcanzado los límites técnicos en lugar de su objetivo de inflación».

«A medida que esto se desarrolle, tendrá que mantener bajas las tasas para limitar los efectos de la caída de este ejercicio sobre las condiciones financieras», señaló Elwin de Groot, economista jefe de la zona euro de Rabobank.

«Además, incluso si el crecimiento se mantiene por encima o cerca de la tendencia, es probable que el traspaso a un mayor crecimiento salarial y de mayores salarios a la inflación subyacente sea relativamente lento. Por lo tanto, no es un hecho que el BCE suba las tasas antes de que llegue la próxima caída».