Home > Noticias > La economía de Estados Unidos, en riesgo de sobrecalentamiento

La economía de Estados Unidos, en riesgo de sobrecalentamiento

Para muchos, la velocidad de la recuperación económica que se está produciendo en Estados Unidos es, cuando menos, sorprendente. Como refleja el sólido informe NFP del pasado viernes, el mercado laboral de Estados Unidos está creando más puestos de trabajo de los esperados: cerca de 1.7 millones de nuevos empleos tan solo en el primer trimestre.

Un mayor número de puestos de trabajo refleja una economía que funciona. A su vez, una economía en estas circunstancias debe tratarse con políticas monetarias y fiscales contractivas. Sin embargo, esto no está dándose, pues las autoridades monetarias y fiscales no tienen previsto, de momento, poner fin a las medidas acomodaticias (y ello da lugar a lo que los economistas denominan como «economía en sobrecalentamiento»).

El mejor modo de interpretar la recuperación económica es comparar el volumen de pasajeros de avión registrados recientemente con la media de febrero de 2020. Como puede observarse, el mapa de Estados Unidos recoge puntos verdes que aumentarán en número a medida que avance la campaña de vacunación.

Por lo tanto, el sobrecalentamiento no está todavía descartado. ¿Pero por qué es algo malo para la economía?

¿Por qué esta vez es diferente?

En condiciones económicas normales, los responsables políticos querrían evitar el sobrecalentamiento económico. Para ejemplificarlo, pensemos en la encuesta del PMI. Se trata de una encuesta que refleja el rendimiento de determinado sector económico (por ejemplo, la construcción, la manufacturación o los servicios) y la «línea de arena» se sitúa en la marca de 50. Todo nivel por encima refleja un sector que se expande; por debajo, que se contrae.

Sin embargo, los economistas prefieren que en la expansión la cifra se sitúe por encima de 55 pero por debajo de 60, pues de superar este nivel, existe un potencial sobrecalentamiento. Si esto sucede, las autoridades suelen intervenir para enfriar la economía y evitar el conocido como «aterrizaje forzoso». Y es que el sobrecalentamiento conduce a una mayor inflación que, a su vez, puede socavar el mandato de estabilidad de precios de la mayoría de los bancos centrales.

Sin embargo, esta vez es, efectivamente, diferente. La pandemia de la COVID-19 ha desencadenado acciones sin precedentes por parte de las autoridades monetarias y fiscales. La más impresionante es la de la Fed cambiando su mandato de estabilidad de precios para optar por una inflación promedio en torno al 2 % en lugar del objetivo absoluto previo.

De este modo, una mayor inflación como resultado del sobrecalentamiento es algo que la Fed espera. ¿Qué hay de las burbujas, como las que sugieren las ventas de viviendas? El sector ha alcanzado niveles no vistos desde la gran crisis financiera de 2008-2009 provocada por… ¡el sector inmobiliario!

Pero quizá esta vez sea diferente por la tremenda importancia del elemento exógeno que ha experimentado la economía. Además, la brecha de desigualdad se ha ampliado, lo que dificulta que la mayoría de los estadounidenses puedan hacer frente a la nueva realidad sin que se mantengan las medidas acomodaticias!

Por lo tanto, la Fed y la administración estadounidense permitirán que la economía se sobrecaliente durante algún tiempo. Los beneficios de hacerlo superan los riesgos de endurecer las condiciones financieras antes de lo previsto.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.