Home > Noticias > La economía de China posiblemente ahora no esté en sus mejores momentos

La economía de China posiblemente ahora no esté en sus mejores momentos

27 julio, 2018 By Elvis Cárdenas

Xi Jinping enfrenta un rompecabezas financiero que parece desafiar la determinación, hasta este punto, él y la autoridad china intentaron disminuir la inmensa obligación de sobreabundancia de la nación, ahora han contribuido con el curso.

A pesar de que la obligación de sobreabundancia debilita la economía china y el marco relacionado con el dinero, ha revivido los flujos de crédito, con el argumento de que la economía ha comenzado a retroceder y teniendo en cuenta que los pioneros comprenden demasiado bien la débil posición de China en cualquier intercambiar guerra con China.

EE.UU. en el caso de que no fuera una cuestión adecuada, y se tratara de una gran cantidad de problemas, también resultó ser cada vez más evidente que las cuestiones de obligaciones de China definitivamente resultan de su forma de lidiar con la administración financiera.

Los mercados mundiales relacionados con el dinero se ven progresivamente estresados ​​por la abundancia de obligaciones de China. En absoluto como los problemas que pesan sobre los Estados Unidos, los problemas de China tienen poco que ver con la obligación del gobierno. En este sentido, China tiene una apariencia similar: la notable obligación de Beijing representa alrededor del 42% del PIB anual de la nación, considerablemente menor que la obligación del gobierno de los EE.UU., que actualmente supera nuestro PIB nacional.

Los enormes esfuerzos estatales de la nación

El problema, además, no reside en las unidades familiares chinas, que parecen haber tratado sus fondos con razonabilidad. O tal vez, es la obligación de las organizaciones, específicamente los avances de los enormes esfuerzos estatales de la nación, lo que ha modificado la armonía monetaria de la nación. La obligación de las organizaciones abiertas ha aumentado más del 20% en varios años, en general, terminó los últimos diez años, elevando la obligación en China a más del 250% del PIB de la nación.

La obligación de cambio por sí sola representa el 170% del PIB de China, en contraste con el 100% en 2008. El punto de vista chino se destaca con fuerza del de las diferentes naciones. En los Estados Unidos, por ejemplo, las obligaciones comerciales se suman a solo el 75% del PIB, un nivel en el que se ha mantenido prácticamente estable en los últimos diez años.

En Japón y Europa, los niveles de obligación corporativa relativa también se han mantenido bastante estables, situándose individualmente en el 100% y el 110% del PIB. Este asombroso nivel de créditos comerciales chinos, por supuesto, ha generado preocupaciones sobre las rupturas y desvinculaciones relacionadas con el dinero que pueden causar.

La obligación había comenzado a caer

En medio del semestre principal de este año en curso, tales decepciones se expandieron en un 35% en un momento similar de 2017. Los créditos sospechosos y extravagantes hacia el inicio de este año actual alcanzaron niveles 3.5 veces más altos que en 2010. Los riesgos crediticios la medida de los avances se ha expandido. organizaciones que necesitan pagar costos de financiamiento de primas. Las mediciones en curso muestran que esta cifra alcanza el 74.4% de cada orden de china.

El gasto ha disminuido la ganancia cuando todo está dicho en hecho y elevó la parte del salario que las organizaciones deben comprometer para intrigar los costos. Por fin, las organizaciones chinas pagan más del 20% de los ingresos por esta razón, muy por encima del normal de 14.6% en los Estados Unidos, por ejemplo, y la normal de 14.2% en Japón.

Al principio, Beijing respondió con una cruzada para disminuir el uso. Esos esfuerzos dieron sus frutos en 2016 y para 2017 comenzaron a indicar que se produce. Los negocios, incluido el SEO, impidieron el ritmo de los avances, y para comienzos de 2018, la utilización de la obligación había comenzado a caer, cayendo un 6.2% en el primer trimestre de este año en curso.

Las medidas gubernamentales

En cualquier caso, en lugar de aplaudir por el logro del acuerdo, Beijing podría simplemente observar otro problema: sin una corriente de crédito gratuito, las organizaciones chinas comenzaron a resistir. Las estimaciones predeterminadas aumentaron drásticamente.

Resultó ser obvio que numerosas organizaciones chinas requieren crédito simple para vencer según lo indicado por las medidas gubernamentales más recientes, su desarrollo de ingresos se redujo a la mitad entre la primavera de 2017 y la primavera de 2018, y el beneficio disminuyó en alrededor de 25%. Las tasas de riesgo corporativo también retrocedieron, cayendo a corto plazo desde 1999.

En ese momento, Beijing se cambió a sí mismo. El esfuerzo de desapalancamiento también ha terminado abruptamente. Las autoridades últimamente han perdido peso en las organizaciones estatales para disminuir los avances y el desarrollo. El presidente Xi ha limitado libremente el desapalancamiento e instó a corrientes de crédito liberales para mantener y aumentar la demanda de los hogares.

El Consejo de Estado, la oficina de China, dejó de exprimir a las comunidades y pueblos urbanos para limitar la obtención y el gasto, instándolos más bien a acelerar las tareas que habían retrasado en el año anterior.

Beijing ha optado por soportar la acumulación de obligaciones una vez más, a pesar de los peligros, ya que esencialmente no puede administrar el costo de una pausa financiera bajo ninguna condición, y sobre la base de que está preocupado, especialmente ahora, el peligro de una intercambiar guerra con Washington.