Home > Noticias > La COVID-19 provoca cambios en la dinámica del comercio mundial

La COVID-19 provoca cambios en la dinámica del comercio mundial

27 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

El Banco Central Europeo (BCE) acaba de anunciar que el PIB de la zona euro se contraerá probablemente entre un 8 % y un 12 % en 2020. Si bien se trata de una contracción asombrosa para una de las mayores regiones económicas del mundo, las consecuencias son aún peores para la dinámica del comercio mundial.

La pandemia del coronavirus sigue desafiándonos de formas que no habríamos podido tan siquiera imaginar hace unos pocos meses. Debido a la rapidez del brote, las economías han tenido muchas dificultades para adaptarse y las decisiones drásticas han llevado al cierre económico en la mayor parte del mundo.

El comercio global se contrae a un ritmo sin precedentes

La globalización ha sido el tema de las últimas décadas. Todos los estudios en las escuelas de negocios de los últimos 20 años han llegado a la conclusión de que las corporaciones internacionales tenían que mirar a China para seguir expandiendo sus negocios. China y otros mercados emergentes se han convertido, de facto, en los centros de manufacturación mundiales, aunque también la creciente clase media de ese país ha atraído a muchas empresas occidentales.

Las empresas de logística desempeñan un papel crucial a la hora de conectar Asia con el resto del mundo y la industria del transporte ha crecido a un ritmo impresionante. Por lo tanto, los inversores que deseen evaluar el impacto de la pandemia del coronavirus sobre el comercio mundial tienen que empezar por centrar su atención en el sector logístico.

La caída en picado de las empresas de logística ha puesto de manifiesto que el comercio mundial de mercancías se ha contraído más de un 3 %, la mayor contracción desde los años 2008 y 2009. La pregunta ahora es: ¿cuánto tiempo durará?

Según las previsiones de PIB del Deutsche Bank, la tendencia continuará a lo largo del año. El comercio anual de mercancías en todo el mundo se contraerá hasta un 13.6 % en 2020 y solo se recuperará un 7.5 % en 2021. Esto indica a los inversores que la dinámica del comercio mundial va a cambiar drásticamente en un futuro próximo, ya que los países trasladarán parte de su producción a sus propios territorios. La subcontratación en Asia también sufrirá un cambio.

El Deutsche Bank plantea un interesante paralelismo entre el PIB alemán y el comercio mundial. Hasta ahora, ambos han evolucionado de forma correlativa, lo que significa que el PIB alemán se usaba como referencia para el comercio mundial (la economía alemana está orientada a la exportación).

Se prevé que el PIB alemán se contraiga en un 16 % en el Segundo trimestre de 2020 y, como consecuencia, el comercio global disminuirá este año un 20 % para después mantenerse estable en 2021.

En comparación con las perspectivas económicas del FMI de abril de 2020, el modelo del Deutsche Bank prevé una contracción mayor (-20 % en comparación con el -11 % del modelo del FMI).

En ambos casos, son números que exceden en mucho el impacto de la crisis financiera global de 2008-2009. Para recuperarse de esta caída, el mundo necesita rediseñar la forma en que lleva a cabo el comercio global.