Home > Noticias > La carrera hacia el fondo: ¿Por qué una mayor inflación puede conducir a un dólar más fuerte?

La carrera hacia el fondo: ¿Por qué una mayor inflación puede conducir a un dólar más fuerte?

Por primera vez en la historia, la recesión económica ha afectado a todo el planeta a la vez. Esta situación sin precedentes generada por la crisis de la COVID-19 ha provocado un cambio de paradigma en los inversores y su relación con el mercado.

Incluso durante los periodos más oscuros de la historia de la humanidad, como, por ejemplo, la Primera y Segunda Guerra Mundial, algunas partes del mundo experimentaron crecimiento económico. Y es que no todos participaron de las contiendas. Por tanto, algunas monedas se apreciaban mientras otras se depreciaban, lo que reflejaba, sobre todo, las diferentes economías entre las distintas partes del mundo.

Esta vez es no es igual, pues todas las economías han sufrido la crisis sanitaria. La economía mundial tiene un largo camino por delante para recuperar el crecimiento económico anterior a la pandemia. Todos los países, en su momento, reaccionaron de forma similar: imprimieron dinero a través de sus bancos centrales flexibilizando también el espacio fiscal. Por lo tanto, se espera una mayor inflación en todas las jurisdicciones del orbe.

La seguridad de la moneda de reserva mundial

Imaginemos un mundo en el que la inflación campa a sus anchas. Esto significa precios mayores, de forma exponencial, para los bienes y servicios. No hay que confundirla con la hiperinflación, que hace referencia a tasas de aumento de dos o tres dígitos.

El problema con esta situación es que los tipos de cambio reflejan el valor de una moneda en términos de otra. Dicho de otro modo, para que un tipo de cambio baje, una moneda debe apreciarse frente a otra. O, para que un tipo de cambio suba, debe presentarse una diferencia entre las dos monedas que formen parte del cruce.

Por tanto, en un mundo azotado por la inflación, en el que todas las monedas se degradan, algunas se depreciarán más rápido que otras. Debido a ello, las que tengan una tasa de descenso más lenta se apreciarán frente aquellas que tengan una tasa más rápida.

En este escenario imaginario, el dólar sobresale frente a otras divisas. Y es que la divisa norteamericana está mejor preparada para dejar a un lado la pandemia debido a que Estados Unidos están llevando a cabo unos impresionantes esfuerzos para vacunar rápidamente a toda su población.

Los participantes del mercado se centrarán en aquella economía que arroje primero buenos resultados. ¿Dónde se verá antes una recuperación si no es en la mayor economía del mundo? Además, la mayor parte de la deuda mundial está nominada en dólares. Por otro lado, la cuota del dólar en el comercio internacional aumentó en 2020 a pesar de que muchos anunciaban su inminente colapso.

El dólar no tiene competencia en el ámbito internacional. No existe ningún rival directo, aparte del euro, que ocupa un lejano segundo lugar, capaz de desafiar el estatus del dólar.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.