Home > Noticias > Inversión en valor vs. inversión en crecimiento: ¿Están cambiando las tornas?

Inversión en valor vs. inversión en crecimiento: ¿Están cambiando las tornas?

11 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

La recesión económica provocada por el coronavirus es diferente a otras recesiones conocidas hasta ahora. Al haber sido generada por una crisis sanitaria, ha provocado más que una mera contracción del PIB: un cambio en el comportamiento de los consumidores.

La forma de consumo ha virado hacia otros escenarios. La gente, hasta el estallido de la pandemia, gustaba de socializar, pasar el tiempo en centros comerciales, ir al cine, estar al aire libre para dar un simple paseo o ir a la terraza de un bar, viajar… Todo esto ha desaparecido casi por completo desde marzo. Sin embargo, el mercado de valores no se vio afectado salvo en un principio y ha experimentado un rendimiento superior.

Pese a ello, cuando uno se acerca al mercado debe hacerlo desde diversas perspectivas. Las empresas que lo conforman se agrupan en diferentes sectores bajo diversos índices que nos dicen mucho sobre lo que ha pasado y lo que está pasando

El mercado de valores durante la pandemia de la COVID-19

En nuestro análisis, nos centraremos en el mercado de valores de los Estados Unidos por la sencilla razón de que es el más desarrollado del mundo conocido. Para empezar, dicho mercado es el responsable del llamado efecto «efecto riqueza». La evidencia económica muestra cómo la gente se inclina a gastar una mayor parte de sus ingresos y a ahorrar menos a medida que el mercado de valores crece. Obviamente, también ocurre lo contrario.

Por lo tanto, para luchar contra una recesión, uno de los principales objetivos que se debe buscar es el de apuntalar el mercado de valores. Si la gente recibe dinero de balde, es decir, «dinero helicóptero», pero ahorra más de lo que gasta, la recuperación económica se retrasará.

En marzo, el mercado de valores se hundió. Todos los índices de EE.UU. se desplomaron (algunos más que otros). Pero vayamos a lo que nos interesa: el Nasdaq 100 se recuperó rápidamente de la caída y alcanzó pronto nuevos máximos históricos (sí, de todos los tiempos y durante una pandemia). Estas son acciones de crecimiento por las que la gente apostó debido al cambio en el comportamiento de los consumidores que casi todos veníamos observando. La idea es que estas acciones superan el rendimiento medio del mercado con un mayor potencial de subida siempre y cuando se mantengan las condiciones de la pandemia.

Pero las acciones de valor también han encontrado compradores durante estos tiempos convulsos. Incluso durante los primeros meses de la pandemia, los inversores compraron acciones de valor relacionadas con compañías dedicadas a la organización de cruceros o aerolíneas con la esperanza de que los precios que hubiesen pagado por ellas estuviesen muy por debajo del valor real de las empresas involucradas. Pese a ello, hay una trampa: ¿Cuánto puede aguantar una compañía de estas características cuando el grueso de sus operaciones está restringido? Por lo tanto, es casi una apuesta arriesgada por la capacidad de una entidad de superar la pandemia y evitar la quiebra.

Y es que las acciones de valor han experimentado un incremento, pero no tanto como las de crecimiento. Con el anuncio de este lunes respecto a la cercanía de una vacuna, las acciones de valor han explotado al alza. ¿Y qué hicieron las acciones de crecimiento?

El Dow Jones superó al Nasdaq 100 por mucho. Por otro lado, el índice Russell 1000 también rindió muy por encima del Nasdaq 100, de hecho, ha ofrecido los mejores datos registrados desde 2008.

Esto no quiere decir que las empresas tecnológicas y el Nasdaq 100 estén abocados al fracaso a partir de ahora. Más bien, se trata de una señal de un cambio de escenario más centrado en el valor. Cuanto más nos acerquemos al final de la recesión, mejor rendirán estas acciones.