Home > Noticias > Intel pierde un 10 % después de los resultados del tercer trimestre de 2020

Intel pierde un 10 % después de los resultados del tercer trimestre de 2020

26 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

La semana pasada, Intel publicó sus ganancias en el tercer trimestre de 2020. En función de unos ingresos de 18.3 mil millones de dólares, registró un valor de 4.90 $ por acción (EPS) y aumentó sus ingresos del año fiscal además de su objetivo de ganancias. Es más, ha indicado que completaría los saldos de recompra de 2.4 mil millones de dólares cuando los mercados se estabilicen en el futuro.

Por costumbre, cuando una compañía recompra sus participaciones o anuncia su intención de hacerlo, hay un movimiento alcista para el precio de la acción. Significa que la compañía considera que el precio no está reflejando el valor intrínseco y, por lo tanto, es una oportunidad de adquirir las participaciones a ese precio bajo que refleja el mercado.

Sin embargo, en esta ocasión, el mercado se ha visto decepcionado por los resultados de Intel. La compañía ha caído un 10 % tras la publicación de las ganancias y los inversores se muestran preocupados por el hecho de que la compañía esté perdiendo cuota de mercado ante competidores más baratos.

Datos destacados de las ganancias del tercer trimestre de 2020

El mercado se ha mostrado especialmente descontento con los ingresos del Centro de Gestión y Almacenamiento de Datos, el Data Center Group (DCG), de Intel, ya que han caído un 7 %. Pero el total de las ganancias ha sido sólido e Intel ha incrementado sus previsiones para el resto del año fiscal. La compañía se asienta sobre un flujo de caja libre de 15.1 mil millones de dólares y ha pagado dividendos a sus inversores por valor de 4.2 mil millones de dólares.

Sin embargo, la mayoría de las áreas del negocio de Intel han sufrido un descenso en comparación con 2019. La compañía culpa a la COVID-19, pero también hace hincapié en que ha conseguido mejores resultados de lo que esperaba a pesar de la pandemia.

En el DCG, los ingresos de la nube han crecido un 15 % sobre una base anual. Al mismo tiempo, el segmento del mercado de las empresas y gobiernos ha disminuido de forma significativa, en un gigantesco 47 %. A pesar del hecho de que venía de dos trimestres con un crecimiento superior al 30 %, la bajada prácticamente ha eliminado el crecimiento anterior. El Internet of Things o Internet de las Cosas (un concepto que se refiere a una interconexión digital de objetos cotidianos con internet) y el negocio de memoria gestionado por Intel (NSG) también han bajado en el tercer trimestre, un 33 % y un 11 %, respectivamente.

En resumen, aunque la compañía haya superado las expectativas para el trimestre, muchos inversores se preguntan si dichas expectativas no eran demasiado bajas.

Como siempre, invertir es un juego de expectativas. Los inversores se centran en la capacidad de una compañía para crear efectivo y usan técnicas de descuento para averiguar el valor actual de esos futuros flujos de caja. Cuanto más altos, mejor, pero, a veces, las proyecciones no son exactas.

Cuando una compañía paga un sólido dividendo y se compromete en un programa de recompra masiva, significa que considera la valoración como demasiado baja. Sin embargo, a pesar de estos mensajes, los inversores han forzado a Intel a bajar otro 10 % tras los resultados del tercer trimestre de 2020. Al final, ¿quién tendrá la razón: la compañía, que no logra recuperar la confianza de los inversores o los inversores que ven amenazado el modelo de Intel?