Home > Noticias > Indicios de optimismo en el mercado laboral de los Estados Unidos

Indicios de optimismo en el mercado laboral de los Estados Unidos

29 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

El día de ayer estuvo lleno de datos económicos de los Estados Unidos, pero los inversores esperaban un dato en concreto: las solicitudes del seguro de desempleo y el número de solicitudes por desempleo continuado. Pese a que se trata de datos de poco peso en tiempos económicos normales, en realidad, muestran algo importante: el número de personas que solicitaron prestaciones por desempleo durante la semana anterior.

Los solicitudes por desempleo que continúan activas revelan el número de personas que se mantienen desempleadas y siguen recibiendo los subsidios por desempleo (es decir, la gente que no ha encontrado un puesto de trabajo en ese intervalo) y nos dan una idea del impacto que tiene el coronavirus en el mercado de trabajo de los Estados Unidos.

Los datos muestran que otros 2.1 millones de estadounidenses han solicitado las prestaciones por desempleo, lo que supone un total de solicitudes superior a los 40 millones en las últimas diez semanas. Números increíbles que no tienen precedente en ningún otro período de la historia moderna. Para hacernos una mejor idea, el número de personas que han solicitado las prestaciones por desempleo en las últimas diez semanas es mayor que el de toda la población del estado de California.

Aparecen algunas señales alentadoras

Desde un punto de vista puramente estadístico, parece que hay una tendencia a la baja en el número de personas que solicitan las prestaciones por desempleo, aunque todavía estemos hablando de millones. Lo más importante es que, por primera vez desde que comenzó esta crisis, las solicitudes por desempleo continuado han caído si las comparamos con las de la semana anterior.

Los datos indican que algunas personas están volviendo al trabajo. Si esto es el principio de una tendencia sostenida, quiere decir que hay gente que está saliendo de las listas de desempleo.

Por lo tanto, cuando se interpretan los datos de desempleo, es crucial considerar ambos aspectos: la gente que entra en las listas de desempleo y aquellas personas que salen de las mismas. Mientras la primera categoría sea mayor que la segunda, la economía tendrá serias dificultades para recuperarse. Sin embargo, en el momento en que la segunda categoría supere a la primera, es hora de pensar en una recuperación económica.

Ayer también se conocieron los datos de los pedidos de bienes duraderos en EE.UU., así como los del consumo personal, y ambos superaron las expectativas, aunque siguen mostrando valores negativos. De manera lenta pero segura, a medida que más estados den por terminado el cierre económico, los datos irán mejorando.

Lo mismo se puede decir de otras economías del mundo. China está funcionando de nuevo a más del 85 % de su capacidad aunque todavía no tiene un elevado número de pedidos por parte de las economías occidentales. La actual crisis sanitaria ha despertado la idea de mantener parte de la manufacturación dentro de las fronteras nacionales y así reducir la dependencia de un único país, como ha ocurrido hasta ahora.

En el futuro, los operadores y los economistas estarán atentos a los datos económicos que se publiquen. Cuando los principales indicadores económicos empiecen a dar la vuelta, podremos decir que habrá comenzado la recuperación económica.