Home > Noticias > ¿Hará el BCE flexibilizaciones mañana?

¿Hará el BCE flexibilizaciones mañana?

28 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Últimamente, se está ejerciendo mucha presión sobre el BCE para que actúe antes que el consenso del mercado. En todo caso, la segunda ola de la pandemia de la COVID-19 ha encontrado a Europa en una posición extremadamente débil: las infecciones crecen exponencialmente y lo mismo ocurre con el número de fallecimientos, al menos recientemente.

Como se esperaba, los estados europeos han reaccionado ante la nueva ola de infecciones. Se han impuesto cierres y restricciones aunque con poco o ningún resultado hasta el momento. España ha informado de que la tasa de desempleo supera ya el 16 % y el futuro se presenta muy sombrío, por decirlo de alguna manera. Francia, Alemania e Italia también han informado de un número récord de infecciones diarias.

La reunión del BCE de mañana girará en torno a la política monetaria. Sin embargo, como ha ocurrido frecuentemente, puede que el BCE considere actuar de forma proactiva en sus esfuerzos para apoyar la situación de las empresas.

¿Qué puede hacer mañana el BCE?

La decisión del BCE de mañana y, más importante aún, la conferencia de prensa, llegan en un momento crucial de 2020. Se puede decir, sin ninguna duda, que este es el momento más importante del año de operaciones fiscales y comerciales por lo que se refiere a la política monetaria y a los mercados financieros en su conjunto.

El BCE no solo debe considerar las condiciones económicas subyacentes en la zona euro sino también lo que ocurre en otras partes del mundo. En relación a la COVID, Europa siente que, en este momento, es el peor lugar del mundo en el que estar. Por lo que se refiere a la economía, las cosas no van tan mal a pesar de las recientes medidas de restricción y los, probablemente, próximos cierres generales.

Los factores externos seguramente pesarán en la decisión del BCE de mañana. Aunque se vea tentado a actuar, el banco central puede decidir esperar hasta diciembre. La opinión generalizada es que el BCE esperará hasta ese mes para aprobar una nueva ronda de estímulos, pero existe el riesgo de que, para entonces, sea poco, que sea demasiado tarde.

El mecanismo de transmisión en una decisión de política monetaria necesita tiempo. Cuanto antes actúe un banco central, mejor. En este caso, no se trata de que al BCE no le queden recursos: los tiene. Sin embargo, frente a la renovada adversidad de la pandemia, quizá decida, por una vez, ser más proactivo de lo que tradicionalmente lo ha sido en el pasado.

En primer lugar, puede ampliar el programa de flexibilización cuantitativa (QE). En segundo lugar, puede bajar aún más el tipo de interés de facilidad de depósito. Actualmente, está en un -0.5 %, pero muchas voces defienden que puede bajar hasta el -1 % hasta que pase la recesión. Tercero, podría fortalecer aún más su política de orientación para los próximos años.

Todo esto son medidas que el BCE puede tomar incluso mañana mismo. Se dan todas las condiciones para ello. Sin embargo, al BCE se le conoce por no tomar medidas que puedan sorprender al mercado. A diferencia de otros bancos centrales (por ejemplo, el Banco de Canadá), el BCE sopesa cuidadosamente todos los canales de comunicación e intenta poner en marcha una decisión sobre política monetaria lo más próxima posible a lo que ha indicado.

Hasta ahora, se inclina por no hacer cambios mañana. Si el BCE nos da una sorpresa, hay que esperar una reacción importante del euro. Por supuesto, el BCE tendrá una excusa para no seguir las reglas en esta ocasión. Todo el mundo entenderá las circunstancias dado el avance de la pandemia.

¿Lo hará el BCE?