Home > Noticias > ¿Ha llegado el momento de temer los niveles de endeudamiento?

¿Ha llegado el momento de temer los niveles de endeudamiento?

8 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Con frecuencia, se ha reconocido a J.P. Morgan como uno de los banqueros más grandes de todos los tiempos. Bajo su supervisión, la Casa Morgan llegó a ser el banco más influyente de los Estados Unidos y Gran Bretaña y tiene también negocios en otras partes del mundo.

En tiempos de crisis, como la que el mundo vive hoy día, solemos mirar atrás en busca de otras crisis para encontrar ejemplos, precedentes, que puedan ofrecernos una guía. Puesto que esta es la mayor conmoción económica que el mundo ha visto desde la gran depresión de los años 30, forzosamente las palabras de J.P. Morgan cobran actualidad. Cuando los banqueros, temerosos de prestar dinero a la población y a las empresas, se dirigieron a J.P., este los animó a usar las reservas del banco. «Pero son reservas de emergencia» – protestaron los banqueros. La respuesta de J.P. Morgan hizo historia: «este es el principal motivo por el que se acumulan reservas, para usarlas en momentos como este».

Lo que nos lleva al tan debatido tópico de pedir prestado ahora y no preocuparse de lo que las generaciones futuras tendrán que pagar por esa deuda. Sin embargo, como sugería Morgan, los momentos de desesperación necesitan medidas desesperadas y la decisión de actuar es crítica para manejar las expectativas del mercado.

Hacer que el dinero llegue a las masas

Los Estados Unidos lideran los niveles de endeudamiento del mundo. Es la nación más endeudada y sigue viviendo a base de deuda. Al mismo tiempo, tiene el monopolio de la moneda de reserva mundial y el banco central más proactivo del mundo.

La Fed no ha dudado ni un segundo a raíz de la llegada de la pandemia a los Estados Unidos. Ha recortado los tipos de interés a cero, extendido el programa de flexibilización cuantitativa (QE) y ha hecho posible que el dinero esté disponible para las pequeñas empresas y la población. Sin embargo, la Fed tiene las manos atadas en el sentido de que solo puede proporcionar facilidades de préstamo. Los cheques directos o los estímulos son tarea del gobierno.

Así pues, el Tesoro ha emitido más deuda, ha dado a la Fed un balance de cuentas impresionante y ha proporcionado estímulos. Ahora, se prepara para el segundo asalto. A pesar de las negociaciones políticas en curso, hay poca o ninguna duda de que, una vez más, se dará algún tipo de estímulo. Simplemente, no hay otra manera, a menos que el mundo encuentre milagrosamente otra forma de salir de esta crisis sanitaria de la noche a la mañana.

En España, el gobierno ha aprobado un 54 % de incremento en el gasto para el 2021 con un déficit estimado del 12 %. Los países ricos con superávit en sus cuentas corrientes, como Alemania, tampoco se han mostrado tímidos en cuanto al gasto. Pero, en general, el mundo desarrollado, necesita recibir dinero prestado para salir de esta crisis.

Como ha dicho hace poco Powell, en nombre de la Fed, «ahora no es el momento de preocuparse por la deuda». Y como J.P. Morgan dijo hace casi un siglo, es el momento de resolver el problema con las herramientas que tenemos.

Tags: