Home > Noticias > Gran demanda de activos seguros denominados en euros

Gran demanda de activos seguros denominados en euros

27 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

La semana pasada, el euro subió en los tableros del mercado de divisas. La tendencia al alza comenzó ya en el momento de la apertura del lunes y acabó la semana en valores máximos. Durante toda la semana, se propició la compra con cada bajada, un fenómeno que se ha podido apreciar en la mayoría de los pares del euro (por ejemplo, los pares EUR/USD, EUR/GBP, EUR/JPY).

La fuerte demanda de euros no es una sorpresa. Por primera vez en la historia, la Comisión Europea ha recaudado dinero de los mercados financieros internacionales en forma de bonos a 10 y 20 años. La emisión de la deuda conjunta europea ya es una realidad y, también, la gran demanda de bonos apoyados por el euro en el mercado de divisas.

Europa ha lanzado los bonos SURE

Los bonos SURE (Support to Mitigate Unemployment Risk in an Emergency o Apoyo para Mitigar el Riesgo de Desempleo en caso de Emergencia) han sido recibidos con un gran entusiasmo por los mercados financieros. Para tener una idea del impacto y el interés que han generado, merece la pena echar un vistazo a algunos números que se han podido ver en las dos ofertas.

La primera transacción de los bonos SURE se hizo en dos tramos: uno de 10 mil millones de euros a 10 años y otro de 7 mil millones de euros a 20 años. En total, la Comisión Europea se había propuesto conseguir 17 000 millones de euros en las primeras transacciones. Sin embargo, recibió ofertas por los bonos que superaban los 200 mil millones de euros. Casi 600 postores han luchado por hacerse con los bonos a 10 años y más de 500 lo han hecho por conseguir los bonos a 20 años.

El enorme éxito de la relativamente pequeña emisión de bonos allana el camino para la gran emisión que se espera que tenga lugar en algún momento a mediados de 2021, cuando es posible que comience la emisión del fondo de recuperación. La emisión de bonos SURE de octubre pone, también, el listón muy alto en cuanto a los tipos conseguidos por la Comisión Europea. Como las suscripciones a los bonos SURE se han multiplicado por catorce en relación a las esperadas, el tipo ha sido más bajo que, digamos, el de los bonos del gobierno francés para un período similar.

Un análisis más profundo de la demanda de bonos europeos revela que más del sesenta por ciento de los nuevos bonos se han colocado entre inversores de la eurozona. Solo un 10 % se ha ido a inversores no pertenecientes a la UE, mientras que el resto de la demanda ha llegado de otros países europeos.

Esto explica, en su totalidad, la demanda de euros, ya que los inversores tuvieron que liquidar otros activos para conseguir los euros que necesitaban para comprar los bonos. También refleja que hay un enorme sector privado europeo que no tiene oportunidades de invertir en comparación con otras partes del mundo. Por ejemplo, las acciones europeas no llegaron a ninguna parte en la pasada década, mientras que el mercado de valores de los Estados Unidos alcanzaba una y otra vez nuevos máximos históricos.

En resumen, las emisiones de bonos son una señal más que positiva para Europa. Son, también, una amenaza para el USD. ¿Qué pasará si, finalmente, los europeos comprenden las ventajas de tener una moneda de reserva?

Tags: