Home > Noticias > Golpe histórico para las economías de la zona euro

Golpe histórico para las economías de la zona euro

8 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Ayer se hizo pública la previsión económica de la Comisión Europea para el verano 2020, que muestra un golpe histórico para las economías de la zona euro. Además, la mayoría de los datos económicos se han revisado a la baja, lo cual señala los importantes desafíos que se avecinan.

Se espera que las economías de la zona euro se contraigan en un 8.7 % en 2020, para a continuación experimentar un repunte del 6.1 % en 2021. Si lo comparamos con las previsiones de la primavera 2020, la Comisión Europea (EC, por sus siglas en inglés) ha reducido su estimación para el PIB real tanto para este año como para el próximo.

La contracción de la producción más profunda desde la Segunda Guerra Mundial

Para contrarrestar la pandemia de la COVID-19, las economías europeas han adoptado medidas extremas. El shock económico ha provocado el desplome del PIB real, lo que supone que se avecina un período muy sombrío. Además, la inflación es apenas positiva, aunque se espera una vuelta a valores por encima del 1 % el año próximo.

Lo más importante es que la UE considera que el balance de riesgos continúa su camino a la baja. En efecto, no deberíamos sorprendernos de ver más revisiones a la baja a medida que vayamos entrando en la segunda mitad del año.

Puesto que la crisis sanitaria está golpeando a los mercados emergentes, las exportaciones de la Unión Europea también se ven afectadas. Cuanto peores sean las perspectivas mundiales, peores serán las previsiones de un rápido cambio económico en la UE. Por lo tanto, es probable que la caída de las operaciones a nivel mundial señalada por la Organización Mundial del Comercio (OMC) sea un factor que contribuya a una recuperación económica lenta, tanto en el mundo desarrollado como en el que está en vías de desarrollo.

Por otro lado, vemos una notable mejoría en el precio del petróleo, que se ha recuperado de los valores negativos de abril y se ha instalado cómodamente alrededor de los 40 dólares por barril. Otro aspecto que destacar señalado por la UE es la tendencia positiva en los mercados financieros mundiales, ya que se van recuperando gracias a las extraordinarias medidas que han tomado los bancos centrales.

Sin embargo, ningún sector se ha librado de la contracción económica durante el primer trimestre y el segundo tiene todas las papeletas para ser aún peor a medida que vamos conociendo las cifras definitivas. El gasto minorista, la producción en la construcción, la producción industrial: todo ha caído. Pero el aumento de la movilidad, a medida que las economías europeas van abriendo, apunta a un cambio gradual.

En resumen, el informe hace hincapié en las dificultades que tenemos por delante, sin una recuperación en forma de V en un futuro próximo. Lo más probable es que las economías se adapten a la nueva realidad, aunque con la ayuda continua de los responsables políticos.