Home > Noticias > Goldman Sachs prevé una corrida alcista para 2021

Goldman Sachs prevé una corrida alcista para 2021

18 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

A poco más de un mes para la temporada navideña y el final del año, las casas de inversión de todo el mundo ya están dando a conocer sus predicciones para 2021 en cuanto a las principales clases de activos. No es necesario decir que las noticias positivas sobre las vacunas de Pfizer, Moderna y probablemente otras en un futuro cercano han cambiado la perspectiva en relación con la pandemia.  

También ha cambiado la visión sobre el crecimiento económico. Si a todo esto le añadimos la presencia de una nueva administración en Washington, la nueva flexibilización por parte de los principales bancos centrales, un mayor estímulo fiscal y una importante inversión en infraestructura en los Estados Unidos, el panorama solo puede ser alcista.

Sin embargo, tal y como Christine Lagarde, presidenta del BCE, se ha apresurado a señalar, las noticias sobre la vacuna ya se habían valorado en las previsiones. Por lo tanto, aún con una vacuna a la vista, la recuperación económica todavía tendrá que pasar por momentos muy difíciles para alcanzar los niveles previos a la pandemia.

Predicciones de Goldman Sachs para 2021

El famoso banco de inversiones de Estados Unidos ha publicado su previsión para los mercados de valores para los próximos doce meses. Si tenemos en cuenta que ya estamos en la segunda mitad de noviembre, la podemos interpretar como una previsión del comportamiento de las acciones en 2021.

Lo primero que llama la atención en que Goldman ve al S&P 500 como el índice bursátil de mejor rendimiento en 2021. Piensa que tendrá casi el doble de rendimiento que el STOXX Europe 600 y más del doble que TOPIX. Esto es muy interesante, porque las acciones europeas llevan ya mucho tiempo con un rendimiento inferior al de sus pares estadounidenses. Por lo tanto, se podría pensar que una rotación de los Estados Unidos hacia los mercados emergentes (el índice MSCI para Asia y el Pacífico) podría tener sentido, por no mencionar el STOXX Europe 600.

En el momento en que se hizo el anuncio de Pfizer la semana pasada, el sector bancario europeo fue el que más subió. Registró un crecimiento de dos dígitos en un par de días y superó la subida del S&P 500. Sin embargo, resultó ser solo un evento exógeno.

Goldman Sachs tiene razón al poner más énfasis, una vez más, en el mercado de valores de los Estados Unidos. Se espera que la Fed haga más flexibilizaciones en diciembre. Además, se prevé la aprobación de un presupuesto para una masiva intervención en infraestructura por valor de 1 billón de dólares con la nueva administración. Es más, si bien subirán los impuestos a las empresas, lo cierto es que las tensiones comerciales probablemente disminuirán, lo que hará más fácil que las corporaciones estadounidenses alcancen los mercados extranjeros.

En conjunto, las acciones de los EE.UU. se encuentran de nuevo en una situación en la que todos ganan. ¿Por qué otra vez? Es una situación similar a la que ya existía antes de las elecciones en los Estados Unidos: no importaba quién ganara, las acciones estaban preparadas para subir.

Y lo hicieron.