Home > Noticias > Fuerte mensaje de Lagarde en el foro del BCE

Fuerte mensaje de Lagarde en el foro del BCE

12 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

El principal evento de esta semana es el foro del Banco Central Europeo sobre banca central. Un foro que se está llevando a cabo de forma virtual en lugar de hacerlo en Sintra, Portugal, lugar habitual de reunión, y que, a pesar de ello, juega un importante papel de cara a final de año por lo que se refiere a acciones de política monetaria.  

El panel de hoy, con un debate a tres bandas entre Christine Lagarde (BCE), Jerome Powell (Fed) y Andrew Bailey (BOE), es el punto destacado del evento. Sin embargo, los mercados ya se han hecho una idea a partir del discurso de apertura de ayer por parte de Christine Lagarde.

Lagarde no se mostró tímida al reconocer el papel del BCE en esta crisis. Destacó, también, que el mejor de los escenarios que el BCE está considerando ya incluye la posibilidad de una vacuna efectiva contra la COVID-19, que llegará más pronto que tarde. No obstante, hasta que eso sea una realidad, el BCE se propone aprobar más medidas en la próxima reunión de diciembre.

El precompromiso del BCE: ¿Qué ha añadido Lagarde?

En la reunión anterior del BCE, en octubre, este se comprometió de antemano, efectivamente, a actuar en la próxima reunión. Al banco central le parecía demasiado pronto actuar en octubre, ya que las nuevas restricciones en Europa no estaban aún claras y la incertidumbre que se desprendía de las elecciones estadounidenses representaba un claro factor de riesgo.

El discurso de apertura de ayer ha aclarado algunas cosas que se esperan por parte del BCE para el mes de diciembre. En primer lugar, Lagarde ha dejado claro que el BCE no bajará el tipo de facilidad de depósito para adentrarse aún más en territorio negativo. Algunos economistas esperaban una mayor reducción en el tipo de facilidad de depósito, pero el BCE no ve ningún beneficio en hacer eso, ya que lleva ya varios años manteniendo el tipo por debajo de cero.

En segundo lugar, Lagarde ha ofrecido algunas pistas sobre lo que le gustaría hacer al BCE. Una vez más, se van a debatir los préstamos condicionados a largo plazo (TLTRO, Targeted Long-Term Refinancing Operations) aunque, en esta ocasión, con condiciones probablemente más favorables y un vencimiento aún más largo. Es posible que el Programa de Compras de Emergencia para Pandemias (PEPP, Pandemic Emergency Purchase Programme) se amplíe hasta 2022 y, quizá, también lo haga el ritmo de compras en el marco de ese programa. Igualmente, el otro programa de compras, el APP o Programa de Compra de Activos, también es posible que reciba un impulso el próximo año.

Lo que debe quedar claro a los operadores del discurso de ayer es que el BCE, como otros bancos centrales del mundo, prefiere la flexibilización cuantitativa a un recorte directo de los tipos de interés. Después de todo, en el momento en que las tasas se acercan a cero, la efectividad de esta medida entra en cuestión. Por lo tanto, al aumentar de forma agresiva los programas de flexibilización cuantitativa, el BCE espera bajar la curva de rendimientos, apoyar a los bancos y, al final, a toda la economía en su conjunto.