Home > Noticias > Fuerte inyección de liquidez por parte del BCE

Fuerte inyección de liquidez por parte del BCE

23 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Una de las medidas de mayor éxito adoptadas por el BCE (Banco Central Europeo) en una crisis económica ha sido, por sus siglas en inglés, el LTRO (Operaciones de Refinanciación a largo plazo). A lo largo de los años, han funcionado según lo previsto y proporcionaron liquidez tras la gran crisis financiera de 2008-2009 y la subsiguiente crisis de 2012 de deuda soberana en la eurozona.

A través del tiempo, los LTRO han adoptado diferentes formas y modalidades. Como respuesta al colapso económico provocado por la crisis de la COVID-19, el BCE ha puesto a disposición de los bancos comerciales un programa llamado TLTRO-III. La primera letra, en inglés, hace referencia a «targeted» («orientado a») y el programa es la tercera versión de políticas similares que el BCE puso en marcha en el pasado

Intensa demanda de dinero barato del BCE

La última versión de los TLTRO del BCE ha sido un gran éxito. A juzgar por la cantidad de dinero que los bancos han recibido, se puede concluir que el BCE ha hecho un buen trabajo al proporcionar liquidez en tiempos de incertidumbre. Esta es la mayor operación de refinanciación jamás realizada por el BCE, ya que los 1.3 billones de euros que los bancos se han llevado se transforman en una inyección neta de alrededor de 500 000 millones de euros.

Desde una perspectiva económica, esto es un gran éxito. Al rebajar las condiciones del nuevo programa, el BCE ha dado acceso a los bancos a dinero barato con el fin de fortalecer sus balances y proporcionar préstamos a la población y a las empresas.

No es de extrañar que los bancos de los países más afectados por la crisis sanitaria se hayan llevado tanto como se les ha permitido, con Italia y España a la cabeza.

Sin embargo, el mensaje no está tan relacionado con el tamaño y el éxito del programa, sino con la señal que envía. En efecto, coloca al BCE al frente de la actitud proactiva de la banca central, superando la flexibilización que se está llevando a cabo en los Estados Unidos. De hecho, la liquidez del USD se redujo la semana pasada y, como consecuencia, también lo hizo el balance de la Fed.

Para los operadores, se avecina un período confuso por al menos un par de razones. Por una parte, el éxito del programa respalda con fuerza al euro y la credibilidad del BCE. A veces, esto es más que suficiente para los inversores que buscan una diversificación entre varias monedas fiduciarias.

Por otro lado, es una pura medida de inyección de liquidez. A la vez que alivia los problemas económicos actuales, el resultado neto supone más euros en circulación dentro del mismo sistema. En concreto, cuando la oferta de dinero aumenta, el valor de una moneda fiduciaria cae.

Con la temporada de verano ya aquí, puede que los operadores tengan que esperar hasta el otoño para comprobar el efecto real del programa TLTRO del BCE.