Home > Noticias > Evaluación del daño económico causado por el coronavirus

Evaluación del daño económico causado por el coronavirus

Antes de que se publique el informe sobre empleos no agrícolas (NFP, por sus siglas en inglés) a finales de esta semana, los economistas de todo el mundo ya se afanan en evaluar el impacto de la pandemia del coronavirus. La encuesta sobre el riesgo global llevada a cabo por Oxford Economics ofrece algunas perspectivas interesantes sobre las implicaciones para los negocios, el empleo y los patrones de ingresos disponibles en los Estados Unidos.

Casi el 32 % de los negocios esperan verse afectados negativamente, mientras que el 60 % confían en recuperarse después de un efecto inicialmente desfavorable. El resto de los encuestados esperan no verse demasiado perjudicado o incluso que les afecte de forma positiva.

¿Qué podrían mostrar los datos de abril?

Estos últimos días, los datos de empleo están en boca de todos. Después de que el informe de los NFP se hubiese pospuesto una semana a raíz del día festivo del 1 de mayo, el mercado espera que la publicación muestre que 28 millones de personas han perdido su trabajo en el mes de abril en los Estados Unidos, lo que supone triplicar la pérdida de empleo que tuvo lugar durante la gran crisis financiera de 2008.

Se prevé que el salario medio por hora (AHE, por sus siglas en inglés), un indicador de las expectativas de inflación, caiga hasta los mínimos de 2012. Los bajos precios del petróleo no han ayudado con los números de la inflación y se espera que la bajada del AHE sea una realidad a pesar de la tendencia alcista de las industrias con bajos salarios.

De igual modo, todas las miradas están puestas en la tasa de participación. Dicha tasa tiene el poder de distorsionar los datos y hace referencia al número de personas que se incluyen en el mercado de trabajo. Se espera que caiga por debajo del umbral del 60 % y que altere aún más los niveles de la tasa de desempleo.

En cuanto a dicha tasa de desempleo, la previsión es que alcance la cifra récord del 17 % a pesar de la tendencia mencionada anteriormente que no reflejará la realidad económica. Después de todo, la tasa del paro es un indicador que va con retraso y su nivel depende de muchos y variados factores.

Uno de ellos, como ya se ha mencionado, es la tasa de participación. Otro es el número de personas empleadas que actualmente no trabajan y que cuentan como si se tratase de despidos temporales. Finalmente, los inversores puede que estén también interesados en echar un vistazo al trabajo parcial involuntario.

Si se calculan los números de este informe sobre puestos de trabajo, se verá con claridad cuáles son las industrias que se han visto más damnificadas. Las compañías aéreas han sufrido la mayor caída de la historia en su actividad, mientras que las industrias de venta al por menor, el alojamiento y las industrias de servicios alimentarios también han sido duramente castigadas.

Como siempre, cuando se trata de malos datos de empleo, hay un rayo de esperanza, ya que se refieren a las condiciones económicas del pasado (abril). Hay una posibilidad de que la situación haya mejorado mientras tanto.