Home > Noticias > Estímulo fiscal de la administración Biden: Una medida perspicaz con consecuencias globales

Estímulo fiscal de la administración Biden: Una medida perspicaz con consecuencias globales

Hace apenas una semana, el Senado de Estados Unidos aprobaba un nuevo estímulo fiscal que provocó la euforia en los mercados financieros. Para ser más precisos, los hizo estallar al alza, con un Dow Jones que alcanzaba máximos históricos nuevamente y cada día de la semana.

La nueva ronda de estímulos fiscales pretende apoyar a la economía estadounidense y a los hogares de la misma de forma directa. Para ello, se inyectan en ella 1.9 billones de dólares, lo que supone el 25 % del PIB del país. Un producto interior bruto (PIB) que teme por una mayor inflación en el futuro próximo. De hecho, la búsqueda del término inflación ha aumentado poderosamente en Google en los últimos tiempos, ya que a la gente le cuesta imaginar una inflación baja y sostenida en estas circunstancias.

Se espera impulsar el crecimiento económico

La respuesta de Estados Unidos a la crisis sanitaria del coronavirus superó toda expectativa. Empequeñece todo lo que se ha visto en otras regiones del mundo y muchos temen que si algo va mal en el futuro, la economía mundial se vea afectada.

A decir verdad, el anuncio del nuevo estímulo fiscal no ha dejado indiferente a nadie. Incluso los bancos centrales, como bien indicó Christine Lagarde, del BCE, la semana pasada, empezaron a cambiar sus proyecciones económicas ante el mayor crecimiento de Estados Unidos. Aunque nadie discute el impacto inicial de la decisión (es decir, un mayor crecimiento económico), el riesgo es que al hacer esto, Estados Unidos se ve abocada a una potencial espiral inflacionaria que puede pasar factura en el futuro.

El paquete fiscal impulsado por Biden aborda varios aspectos de la economía. Los medios de comunicación financieros se centran en los cheques de estímulo de 1400 $ que recibirán los estadounidenses. Pero el paquete va más allá. También contiene prestaciones por desempleo de 300 $ a la semana, 14 000 millones de dólares para la distribución de vacunas, 25 000 millones de dólares para ayudas de alquiler y 350 000 millones de dólares en ayudas estatales/locales.

Mientras tanto, la Fed mantiene la calma. Los datos de la inflación de la semana pasada no asustan todavía, por lo que a la institución dirigida por Powell le ha parecido bien esta nueva ronda de estímulos. Es más, de alguna forma la han pedido ellos directamente, pues no se han cansado de apoyarla en sus comparecencias previas.

La Fed cree que la inflación aparecerá, pero que será cíclica y temporal y que representará tan solo un alto en el camino de las fuerzas desinflacionistas vistas en los últimos años. De momento, los mercados están convencidos, pero no debería sorprenderle a nadie ver a una Fed presionada por una mayor inflación en los meses venideros.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.