Home > Noticias > ¿Está el mercado de valores desconectado de la realidad?

¿Está el mercado de valores desconectado de la realidad?

12 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El año 2020 hasta ahora ha estado lleno de sorpresas. Cualquier previsión de principios de año ha tenido que ser revisada pocos meses después.

El mundo occidental no se esperaba una propagación del virus tan descontrolada y brutal. Las autoridades reaccionaron bloqueando las economías una por una. Sin embargo, tras el shock inicial, el mercado de valores se recuperó de forma fulminante. A día de hoy, todos los índices de Estados Unidos están cerca de sus máximos históricos. Durante la pandemia, varios han alcanzado dichos máximos históricos. ¿Han perdido los inversores el contacto con la realidad?

Gran apuesta por la tecnología

Uno de los mayores errores que cometen los traders es que, al interpretar un índice, no tienen en cuenta su composición. Si, por ejemplo, el Nasdaq está en máximos históricos, ¿cuáles son las compañías que sostienen esa subida? En un índice, los diferentes actores difieren en rendimiento, con algunos sectores a la baja y otros al alza.

La pandemia ha provocado un aumento en la búsqueda de acciones de empresas tecnológicas. Como es lógico durante una crisis de estas características, las aerolíneas se han ido a pique, lo que las ha llevado a perder más de un 50 % de su valor. Los complejos hoteleros y casinos también han caído, en este caso algo más de un 45 %. Los grandes almacenes, incluso han sufrido más. Por lo tanto, el mercado de valores ha reaccionado a la pandemia y ha vendido las acciones de aquellas posiciones que se creía que iban a caer por culpa del coronavirus.

Sin embargo, la pandemia también ha demostrado ser una oportunidad única para que el oro y las acciones tecnológicas crezcan. Amazon, Apple, Microsoft y otras compañías han visto como, de repente, sus números se disparaban. Microsoft, Amazon AWS o Zoom Communication, por citar unos pocos, ya eran proyectos de éxito antes de la irrupción de la COVID-19, sin embargo, ahora están a otro nivel. Uno estratosférico.

En otras palabras, cuando miles de millones de personas (consumidores) en todo el mundo cambian su comportamiento debido a que no pueden salir de casa, ¿qué hacen? Correcto: navegan por internet. Lógico pues que las compañías telefónicas y relacionadas con internet se hayan visto impulsadas por la crisis.

Los inversores, que no son tontos, han inundado el mercado, debido a ello, con órdenes de compra de acciones de compañías de este corte. Esto ha provocado que el mercado de valores en general, o los índices, hayan experimentado fuertes repuntes, con máximos históricos en muchos casos. Todo ello por el cambio de comportamiento de la población, que ha centrado su día a día aún más en la tecnología.

Por otro lado, existen las correlaciones, que no se pueden obviar. Verbigracia: rara vez se produce una divergencia notable entre los principales índices estadounidenses (por ejemplo, Dow Jones, Nasdaq y S&P 500). Si el Nasdaq cierra al alza, hay más posibilidades de que los otros dos hagan lo propio. Tal vez los porcentajes no coincidan, pero el resultado será el mismo.

En resumen, el mercado de valores no está desconectado de la realidad: es más, parece estar más conectado que nunca a ella.