Home > Noticias > Escenario bajista para el S&P500

Escenario bajista para el S&P500

26 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Sin duda, son tiempos interesantes en lo que se refiere a la inversión en el mercado de valores: las valoraciones tradicionales del mercado de valores se someten a un desafío constante por parte de los operadores del día a día, dispuestos a asumir más riesgo del normal.

Warren Buffett, el inversionista bursátil más exitosos de la historia, ha sido criticado por no hacer ninguna compra durante esta crisis. A pesar de disponer de un capital abrumador gracias a Berkshire Hathaway, ha permanecido impasible durante la caída provocada por la COVID-19.

Ahora que el mercado bursátil parece haberse recuperado y que algunos índices incluso amenazan con alcanzar máximos históricos, muchos se preguntan hacia dónde se dirige el mercado. ¿Hay realmente espacio real para una subida?

La confianza de los consumidores debería preocupar a los «toros»

La confianza de los inversores ha vuelto al mercado: los operadores del día a día, atraídos por las acciones fraccionadas ofrecidas por Robinhood, así como por Charles Schwab, tienen repentino acceso al mercado de valores y sin limitaciones en cuanto a la cantidad que invertir.

Obviamente, es más fácil ir en largo que en corto, sin mencionar el riesgo ilimitado de vender en corto una acción: uno puede obtener ganancias del 100 % si la compañía quiebra, pero también se expone a pérdidas brutales en caso de que el precio se dispare. Además, incluso en la quiebra, las empresas encuentran compradores dispuestos a duplicar o triplicar su dinero al comprar acciones por unos pocos centavos y sacar provecho del efecto de multitud.

Sin embargo, el riego aquí presente es el de que los consumidores han confiado en las más altas. Un rápido análisis de la correlación histórica entre el S&P 500 y la confianza del consumidor nos muestra un dato interesante: las últimas crisis económicas vieron caer la confianza del consumidor a niveles promedio de 44 (1992, 2003 y 2009).

Hoy en día, la confianza del consumidor se sitúa en 86, muy por encima del promedio mencionado anteriormente. En cierto modo, ofrece una explicación para aquellos que se mantienen al margen y rehúsan comprar a los valores actuales. Comprar cuando la confianza del consumidor cae por debajo de 50 ha sido históricamente beneficioso (casi cuando se toca fondo por la crisis).

La gráfica también muestra que hay margen para que la confianza del consumidor caiga aún más antes de que la tendencia se modifique. Las implicaciones aquí son que el viraje actual que ha experimentado el mercado de valores parece solo temporal: la pandemia no va a desaparecer así como así. Para que el mercado de valores caiga y se una al movimiento de la confianza del consumidor por debajo de 50, se debe presentar un escenario en el que la COVID-19 siga provocando estragos a nivel económico.

¿Qué prevalecerá al final, la prudencia y experiencia de Buffett o el entusiasmo impetuosos de las nuevas generaciones?