Home > Noticias > ¿Es el momento de comprar acciones europeas?

¿Es el momento de comprar acciones europeas?

28 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

2020 ha sido bueno hasta ahora por lo que se refiere al mercado de valores. La mayor parte de los mercados desarrollados se ha recuperado de los mínimos de marzo en tiempo récord.

El mercado de valores de los EE.UU. se comporta mejor que sus homólogos de otras regiones. Y no es por casualidad, ya que ciertos estudios muestran que cuanto más antiguo es el mercado de valores, más altos son sus rendimientos.

En este punto, un inversor puede sentirse tentado a mirar algunas ratios para decidir cuál es el mejor lugar para invertir su dinero con vistas a la próxima década o incluso las dos siguientes. Una de esas ratios es la que existe entre las acciones de los EE.UU. y las europeas. Recientemente, ha alcanzado el nivel más bajo en cien años, una diferencia asombrosa sin lugar a dudas.

Algunas valoraciones que hay que considerar en las principales corporaciones de los EE.UU.

Hablemos de Apple. Se trata de una de las compañías más innovadoras del mundo. El genio de Steve Jobs ha cambiado la forma en que las sociedades trabajan y funcionan. Ha alcanzado los 2 mil millones de capitalización de mercado esta semana y, actualmente, su rendimiento anual es de más del 60 %. En el conjunto de los últimos cinco años, el índice de crecimiento anual ha superado el 35 %.

Sin embargo, si nos fijamos en el crecimiento de los ingresos, es solo del 6 % (¡seis!) en 2020 y del 4 % (¡cuatro!) si usamos la tasa de crecimiento anual compuesta de los cinco últimos años. Sin embargo, la empresa ha alcanzado su segundo billón de capitalización de mercado en tiempo récord. En concreto, en menos de un año desde que alcanzara el primer billón.

Aunque se debería dejar de decir que el sector tecnológico es una burbuja, la inversión en empresas que tienen semejantes índices de crecimiento, como es el caso de Apple, tendría que hacerse con cautela. En algún momento, quizá no ahora, los inversores querrán un mayor crecimiento de los ingresos. De otro modo, ¿cómo podría un inversor justificar operar con valores a más de 35 veces la ratio precio-beneficio?

Las personas involucradas en los mercados financieros tienen un dicho que afirma que el mercado puede seguir siendo irracional más de lo que un operador sigue siendo solvente. De hecho, si miramos el comportamiento de Tesla, Facebook, Amazon o Apple, las posiciones cortas (déficits) hace mucho que quedaron atrás.

Para aquellos que no son conscientes de los riesgos que conlleva la venta en corto de las acciones, basta con considerar que las pérdidas son ilimitadas. Sin embargo, cuando se compran acciones, uno solo puede perder la cantidad invertida. De ahí que los corredores de bolsa se presenten rápidamente y pidan más margen, ya que las acciones seguirán subiendo si hacemos un short en ese valor en concreto. Cuando el mercado se mueve con fuerza, no hay tiempo para añadir más fondos a la cuenta bursátil y el corredor activa la llamada de margen. Así es como se producen las restricciones a las ventas en corto, ya que el bróker recompra las acciones al vendedor en corto.

Vender en corto en el mercado de valores nunca ha sido fácil. Pero los inversores tienen una alternativa: buscar compañías que ofrezcan mejores métricas de valoración.