Home > Noticias > El verdadero impacto económico de la COVID-19

El verdadero impacto económico de la COVID-19

29 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Europa se enfrenta a una difícil recesión provocada por la pandemia de la COVID-19. A medida que la segunda ola golpea el viejo continente, las perspectivas de crecimiento económico decaen.

Las pequeñas empresas son las que están siendo más golpeadas por la pandemia. Este impacto no es exclusivo solo de Europa, sino que también se deja notar en los Estados Unidos. En los últimos seis meses, el número de pequeñas empresas, solo en los EE.UU., cayó en un 25 %. Si tenemos en cuenta lo que sucedió a comienzos de año, es probable que la segunda ola implique números más altos en Europa.

Nuevos cierres amenazan a las pequeñas empresas

La gran diferencia entre Europa y los Estados Unidos es que, en Europa, los gobiernos han intervenido para ayudar a las pequeñas empresas. Por ejemplo, Alemania acaba de anunciar el cierre de bares y restaurantes durante un mes. Sin embargo, al mismo tiempo, ha anunciado una inyección de 10 mil millones de euros para apoyar a los negocios que se vean afectados.

En los Estados Unidos, las pequeñas empresas no se benefician de una ayuda semejante. Todo lo que la Fed ha podido hacer es dar facilidades en las condiciones para pedir préstamos. Pero, ¿quién quiere pedir un crédito en estos tiempos de incertidumbre? Así pues, cerrar los negocios es más rentable, al menos hasta que el mundo pueda controlar la pandemia.

El problema reside en que el sector de las pequeñas empresas da empleo a un gran número de personas tanto en Europa como en los Estados Unidos. Por lo tanto, el sector es un pilar para el crecimiento económico y su salud influye en el rendimiento de la economía.

La segunda ola de la pandemia ha traído consigo un índice de mortandad mayor en toda Europa. Francia, el Reino Unido, España e Italia han informado esta semana de sus cifras más altas desde abril o mayo. Con las nuevas restricciones ya en marcha en todos esos países, lo primero que vamos a notar es un impacto en la demanda de petróleo.

Por lo tanto, el precio del crudo caerá. Solo esto hará que la inflación se dispare a la baja, lo que también tendrá un impacto sobre el crecimiento económico en el futuro.

Lo importante aquí es que la caída de las pequeñas empresas probablemente va a continuar e incluso se podrá acelerar. Por supuesto, las consecuencias sociales y económicas de la pandemia variarán en función de los países y continentes. Es más, parece que el clima juega un importante papel. A medida que el invierno llega a Europa, la gente pasa más tiempo en el interior, lo que resulta en condiciones favorables para la propagación del virus cuando se reúne un número importante de personas. Los nuevos cierres son inevitables. La gran pregunta es por cuánto tiempo y cuál será el impacto final sobre las pequeñas empresas.