Home > Noticias > El sistema bancario europeo, partidario de más consolidaciones

El sistema bancario europeo, partidario de más consolidaciones

20 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

El sistema bancario europeo se ha considerado durante mucho tiempo como el responsable de los problemas en los procesos de integración y crecimiento europeos. Cada vez que se compara Estados Unidos con Europa, el argumento negativo para que se dé un sólido crecimiento europeo proviene de la debilidad de su sistema bancario. 

De hecho, hay problemas. Desde la gran crisis financiera de 2008-2009, el sistema bancario europeo no se ha recuperado. No pudo, porque la crisis de la deuda soberana comenzó en 2012 y los mercados financieros golpearon a los bancos y elevaron muchísimo el riesgo. Los Estados Unidos hicieron sus deberes y recapitalizaron los bancos, algo que no ocurrió en Europa.

Es más, hay una gran diferencia entre los dos sistemas bancarios. En Europa, por ejemplo, el sistema está tan fragmentado que en algunos países hay bancos locales de los que no se oye hablar, solo los conoce la gente local.

En cuanto al BCE, una de sus luchas y objetivos para el futuro es permitir que la industria se consolide. Sin embargo, eso se consigue a un precio alto y en absoluto popular.

Ventajas y desventajas de permitir fusiones y adquisiciones en el sector

A principios de este mes, el anuncio de Pfizer-BioNTech de una vacuna efectiva contra la COVID-19 hizo subir los mercados de valores. Una de las mayores subidas tuvo lugar en el sector bancario europeo. ¿Por qué?

El sector siempre se ha visto como extremadamente débil en el caso de una recesión económica. Por consiguiente, los vendedores en corto aumentaron sus apuestas con la expectativa de que una crisis y una recesión prolongadas lo hundirían. Así pues, ante la noticia positiva de una vacuna, el sector ha repuntado desde mínimos, ya que las valoraciones eran extremadamente bajas.

Unos días después, uno de los principales bancos españoles, el BBVA, anunció la venta de sus operaciones en los Estados Unidos. Se trata de un banco que sufrió tanto durante la gran crisis financiera como en los días que siguieron. Por ejemplo, tuvo una gran exposición al sistema bancario turco conocido por su inestabilidad y gran cantidad de riesgo.

Lo que resulta interesante es que el comprador de las operaciones en Estados Unidos ha pagado 1.3 veces los activos del BBVA en Estados Unidos según el precio/valor contable (PVC). Sin embargo, la mayoría de los bancos europeos se negocian muy por debajo de una vez el precio/valor contable. Por consiguiente, el movimiento ha provocado otra subida en el sector, ya que, de repente, otros inversores lo ven como infravalorado.

No es necesario decir que las acciones del BBVA han subido de nuevo. Unos días después, el BBVA anunció una fusión con otro banco español: el Sabadell. Una gran noticia para el sistema bancario europeo, ya que supone una mayor consolidación. Grandes noticias también para el BCE. Malas noticias para los empleados, ya que, bajo la nueva institución, se cerrarán unas 2000 oficinas.

Como siempre, reformar un sector (o una empresa) es algo que se consigue con costos altos e impopulares. Este es el motivo de que las reformas lleven tanto tiempo.