Home > Noticias > El rendimiento del mercado de valores y el porqué de la obsesión de los inversores con los EE.UU.

El rendimiento del mercado de valores y el porqué de la obsesión de los inversores con los EE.UU.

19 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El reciente aumento de los precios en el mercado de valores de los EE.UU. ha cogido a muchos por sorpresa. Y es por una buena razón. Durante las recesiones económicas, el mercado de valores es, normalmente, el primero en reaccionar, negativamente, eso sí.

Sin embargo, en esta ocasión es diferente. A pesar de la profunda caída en marzo de este año, el mercado de valores de los EE.UU. ha recuperado sus máximos. Impulsado por un apetito insaciable por hacerse con acciones de las grandes empresas tecnológicas, el mercado continúa castigando a las empresas perdedoras y recompensando a las ganadoras.

Nombres del sector de la tecnología, como Microsoft, Amazon, Google o Zoom, se mueven en ese escenario. Puesto que más gente se queda en casa, se ha disparado la demanda de productos por internet y los servicios en línea. Toda corporación de los EE.UU. que tiene una sección de comercio en línea ha centrado su esfuerzo en ella desde el inicio de la pandemia de la COVID-19. Así pues, no es de extrañar que el mercado se encuentre próximo a máximos históricos: ¿dónde invertir mejor que en los grandes gigantes tecnológicos del mundo?

Esta es solo una historia más de una crisis diferente. En el pasado, hubo otras. En un momento dado, fueron los constructores de viviendas los que sufrieron la caída. En otro, los servicios financieros. Siempre ocurre algo, pero también hay solo un mercado de valores que continúa funcionando.

Y ese es el mercado de valores de los Estados Unidos.

La belleza del compuesto

Durante 75 años, entre 1921 y 1996, el mercado de valores de los Estados Unidos fue el campeón en cuanto a rendimiento. Un cuatro o un cinco por ciento anual puede que no les parezca mucho a algunos inversores, pero no olvidemos «el efecto compuesto».

En este caso, el compuesto tiene dos componentes. Uno es el dividendo reinvertido. Si asumimos que algunas empresas de la cartera de valores pagan dividendos, la reinversión del dividendo conduce a un rendimiento mayor del que muestra el gráfico superior. El otro componente se refiere a mantener la inversión y gestionarla como un activo pasivo en lugar de hacerlo de forma activa. La inversión pasiva alude a hacer un seguimiento de los principales índices bursátiles en vez de intentar mejorar el rendimiento.

Otro aspecto llamativo que podemos observar es la diferencia entre los comportamientos de los mercados de valores en el mundo desarrollado. Por ejemplo, España, Japón, Bélgica, Nueva Zelanda o Portugal, con rendimientos negativos, mientras que Alemania, el Reino Unido, Australia o Irlanda se encuentran en el lado positivo.

No ha cambiado mucho desde 1996. Los Estados Unidos continúan superando a los demás, porque los gigantes de la tecnología surgieron justo a tiempo.

No es de extrañar que el mercado de valores de los Estados Unidos siga siendo el más importante del mundo cuando se trata de rendimiento. Las dos guerras mundiales dejaron atrás a otros países. El comunismo y la influencia de Rusia en la Europa del este hicieron lo mismo. Solo los Estados Unidos se mantienen como los líderes del capitalismo.