El PIB del Reino Unido muestra una desaceleración económica

Ailbhe Hennigan mayo 13, 2020 0 Comentarios

El PIB del Reino Unido para el primer trimestre de 2020 se ha publicado hoy a primera hora de la mañana y deja claro la debilidad actual de una de las economías más importantes de Europa. Por otro lado, como solo recoge los datos de los tres primeros meses del año, no muestra todavía el grueso del efecto de la crisis del COVID-19.

Cuando se compara con la crisis financiera de 2008, la publicación de hoy resulta más aterradora en términos de QoQ (trimestre a trimestre). Hace impensable que el Reino Unido pueda experimentar una recuperación en forma de V en un futuro próximo, sobre todo si pensamos en los desafíos que se avecinan.

De todos modos, el país ya entró en el 2020 en condiciones no muy buenas. El largo proceso del Brexit, y especialmente el éxodo de negocios que tuvo lugar inmediatamente después, han afectado en gran medida el funcionamiento económico de la nación.

Lo peor está aún por venir

Como siempre sucede con este tipo de datos, hay que tener mucho cuidado al interpretarlos. Debido a que el PIB es un indicador lagging (que valora datos pasados), muestra el rendimiento económico del Reino Unido durante los tres primeros meses del año. Al mismo tiempo, si lo analizamos retrospectivamente, pone de manifiesto la enorme dependencia de la economía de Reino Unido en relación con la cadena de suministro y el comercio mundial.

Los primeros signos de la crisis de la pandemia empezaron a notarse cuando las cadenas de suministro a nivel mundial se rompieron. Los efectos de las medidas del gobierno chino comenzaron a afectar a las importaciones y exportaciones a medida que los envíos de mercancía se retrasaban. Como consecuencia natural, la economía se resintió.

Pero no nos equivoquemos. Los datos han superado las expectativas. Se esperaba que el PIB marcase un -2.6 %, por lo que una contracción del -2 % no deja de ser un dato en cierta manera positivo. Sin embargo, la caída ha sido tan grande como la que se experimentó en el punto álgido de la crisis financiera de 2008. Y el segundo trimestre se espera que sea aún mucho peor, al menos si atendemos a un par de razones.

La primera es que, durante el mes de abril y también en este mes de mayo, la economía del Reino Unido estaba y está en modo de bloqueo. Los negocios apenas sobreviven gracias al dinero del estado y el sistema sanitario lucha para controlar la expansión del virus.

La segunda es que los tradicionales socios europeos están también en modo de bloqueo. Sin turismo, sin viajes de negocios, sin exportaciones o importaciones… Un país parado, bloqueado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Se podría argumentar que, al final, solo se trata de números provocados por una conmoción externa y exógena. Una vez que el impacto desaparezca, la economía volverá exactamente al punto en el que estaba con anterioridad. Puede que sea verdad, pero el daño económico que se percibe en este momento, en el que el mundo no sabe cuándo va a terminar la crisis, probablemente se quedará con nosotros durante más tiempo del que inicialmente habíamos pensado.

Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

La inversión es especulativa. Al invertir su capital está en riesgo. Este sitio no está destinado para su uso en jurisdicciones en las que las operaciones o inversiones descritas están prohibidas y solo deben ser utilizadas por dichas personas y en las formas legalmente permitidas. Es posible que su inversión no califique para la protección de los inversores en su país o estado de residencia, por lo que debe realizar su propia diligencia debida. Este sitio web es gratuito para su uso, pero es posible que recibamos una comisión de las compañías que presentamos en este sitio. Haga clic aquí para mas información.