Home > Noticias > El PIB del Reino Unido decepciona

El PIB del Reino Unido decepciona

14 julio, 2020 By Mircea Vasiu

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS, por sus siglas en inglés) del Reino Unido ha publicado su estimación para el PIB del mes de mayo de 2020 y ha provocado una gran decepción.

En lugar del esperado crecimiento mensual de alrededor del 5.5 %, la economía del Reino Unido apenas experimentó un aumento del 1.8 %.

Esto ocurre después de la caída del PIB en un 20 % en el mes de abril, lo que viene a significar que el repunte actual no es otra cosa más que un pequeño rebote que pone de manifiesto las dificultades para recobrar el crecimiento previo. Si a esto le añadimos la incertidumbre del Brexit, entonces tendremos una explicación de por qué la libra esterlina es, hoy día, una de las divisas más débiles en el mercado.

Análisis del crecimiento económico del Reino Unido durante la COVID-19

Una mirada de cerca a los subsectores económicos y a las tasas de crecimiento de estos tres meses revela que la construcción y los servicios han sido los más afectados. Por ejemplo, el sector de la construcción se contrajo casi un 30 % en los tres meses anteriores a mayo 2020, seguido muy de cerca por el índice del sector servicios.

Para entender mejor la realidad que se oculta tras los datos de hoy y el motivo por el cual la libra esterlina ha bajado en todos los mercados, echemos un vistazo al gráfico que sigue a continuación que explica por qué incluso una publicación positiva como la de hoy parece insignificante. Aquí tenemos el índice mensual desde enero de 1997 a mayo de 2020 y el pequeño repunte del 1.8 % de mayo 2020 aparece al final de la gráfica. Dicho de otro modo, hay una gran diferencia entre cómo se comportaba la economía en febrero de 2020 y cómo lo ha hecho en mayo.

Es cierto que debemos considerar que la mayor parte de la economía del Reino Unido estaba cerrada. Sin embargo, incluso con el levantamiento del bloqueo, es difícil imaginar una recuperación total en el período que se avecina, al menos hasta que el mundo encuentre una forma de solucionar la crisis de la COVID-19. En otras palabras, podemos considerar el daño que se aprecia en el gráfico superior como debido al impacto del coronavirus en la actividad económica del Reino Unido y valorar el nivel al que repuntó desde ese fondo temporal.

Si miramos hacia el futuro, se espera una mejoría. El sector de la alimentación y las bebidas, por ejemplo, registró un descenso de casi el 70 % cuando los bares y pubs cerraron. Con la reapertura, los números serán mejores.

Algunas actividades, no obstante, no van a recuperarse al nivel que tenían antes de la crisis. Por ejemplo, el comercio al por mayor y al por menor y la reparación de vehículos de motor cayeron en un 71 % debido principalmente a la reducción de matriculaciones de vehículos nuevos.

Si tenemos que elegir entre los dos, es probable que el primero repunte con mayor dificultad que el segundo, aunque ambos a niveles mucho más bajos que los de febrero de 2020, un crudo recordatorio de que la recesión está aquí para quedarse por algún tiempo.