Home > Noticias > El petróleo recupera su fuerza con el aumento de la demanda

El petróleo recupera su fuerza con el aumento de la demanda

La semana pasada, los mercados financieros sentaron otro precedente histórico: el precio del petróleo alcanzó valores negativos en el mercado de futuros por primera vez en la historia. Cuando la demanda cayó a raíz de la pandemia del coronavirus, los productores inundaron el mercado, algo que ha provocado la mayor conmoción de la historia de la industria.

Los que no están familiarizados con la situación seguramente se sorprendan al escuchar que los futuros de WTI (West Texas Intermediate) alcanzaron un valor de -40 $. Esto provocó, lógicamente, que los productores pagasen a alguien para que viniese a recoger su petróleo, ya que no había instalaciones de almacenamiento disponibles.

La situación creó confusión en la bolsa de futuros (CME, Chicago Mercantile Exchange) donde se operan los contratos de futuros de WTI. Debido al inusual escenario, no estaba claro que la CME fuese a permitir que WTI operase negativamente. Sin embargo, lo hizo, lo que provocó que el precio del petróleo se viera inmerso en una espiral que lo abocaba a un letal ruina.

La demanda comienza a aumentar

La guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita no ha ayudado. Incluso antes de que la crisis del coronavirus llegase al mundo occidental, el precio del petróleo había caído ante el anuncio de que los dos países no habían alcanzado un acuerdo sobre los recortes de producción. Debido a la escasa demanda china, la presión para rebajar la producción se hizo más intensa; si bien los dos países no llegaron a ponerse de acuerdo sobre los detalles.

Como se comprobó, el objetivo era castigar a la industria del petróleo de esquisto de los Estados Unidos. Por primera vez en décadas, los Estados Unidos se convirtieron en 2019 en un exportador neto de petróleo, amenazando con ello la supremacía de otros productores bien consolidados. La revolución de la industria del petróleo de esquisto no solo ha cambiado la forma de extraer el petróleo, sino que además ha reducido considerablemente los costos de producción.

Petróleo, inflación y crecimiento económico

Esta semana, la compañía española Repsol ha ofrecido una rápida visión de lo que se puede esperar en términos de demanda a medida que las economías comiencen a abrirse. La demanda del combustible para carreteras se ha recuperado en torno a un 50 % por debajo de los niveles normales, un buen indicador para otros países de la zona, como Francia o Italia.

Los contratos de futuros de WTI para el mes de junio se han elevado bastante por encima de los 20 $, lo que indica que se avecina una recuperación económica. El precio del petróleo es responsable en gran parte de las expectativas de inflación. El departamento de investigación de cada banco central vigila el mercado del petróleo de forma que las políticas monetarias cambian fácilmente según su evolución.

Por lo tanto, es poco probable que la inflación sea un problema en un futuro próximo. A pesar de los programas masivos de estímulo de los bancos centrales, el incremento de la oferta monetaria no va a suponer una mayor inflación hasta que el crecimiento económico se recupere, modestamente al principio y, gradualmente, después.

Mientras que los consumidores aplauden la reducción de los precios del petróleo, una disminución a niveles poco realistas implica dificultades económicas. Ahora que hemos visto precios negativos del petróleo, ¿qué otros productos básicos pueden alcanzar valores negativos?