Home > Noticias > El papel de los Estados Unidos en tiempos de crisis

El papel de los Estados Unidos en tiempos de crisis

26 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

Uno de los debates más interesantes de las últimas décadas se refiere al papel del dólar estadounidense dentro del sistema financiero internacional. Todavía no está claro si ser moneda de reserva mundial es un privilegio o una carga para una economía. Sin embargo, todo el mundo está de acuerdo en que el USD es el pilar del sistema financiero tal y como lo conocemos hoy día.

El mundo después del patrón oro

A finales de los años 60, principios de los 70, los Estados Unidos decidieron abandonar el patrón oro. Hasta ese momento, el acuerdo de Bretton Woods obligaba a la Fed a emitir únicamente dólares que estuviesen respaldados por el ratio correspondiente de oro que se guardaba en sus bóvedas.

Desde entonces, el papel del dólar en el mundo ha crecido considerablemente. Hoy en día, casi el 80 % de todas las operaciones mundiales se realiza en dólares estadounidenses. Además, un porcentaje aún mayor (84 %) de toda la deuda externa a nivel global está nominada en USD. Una cifra aproximada sería cercana a los 100 billones de dólares de deuda mundial nominada en dólares.

Si los porcentajes y los números que se dan a continuación no son lo bastante convincentes para entender el papel clave del dólar en el actual sistema financiero, pensemos en el resto del mundo (es decir, las divisas, los bancos centrales) preocupado por sus propios asuntos internos. Cada banco central, cada individuo o bloque económico lucha, en base a sus propias particularidades, para compensar los riesgos sistémicos.

Cuando se realizan operaciones financieras o se invierte, es importante tener una perspectiva tanto a corto como a medio o a largo plazo. A veces, los problemas económicos en una parte del mundo (por ejemplo, la crisis de la deuda soberana de la eurozona en el 2012) potencian la fortaleza del dólar. Otras veces, el diferencial de los tipos de interés entre las monedas de flotación libre hace que ciertos tipos de cambio sean más atractivos que otros.

Sin embargo, desde una macroperspectiva, todos los participantes en los mercados financieros deberían prestar atención a la cuantiosa deuda nominada en dólares estadounidenses que está en circulación en todo el mundo. En algún momento, tanto los individuos como los inversores institucionales, los países y los gobiernos tendrán que responder al servicio de la deuda.

De hecho, cada día que pasa, en algún lugar del mundo se atiende al servicio de la deuda nominada en USD. El alto nivel de deuda implica una continua demanda del dólar estadounidense, que no solo empequeñece al que la Fed ha impreso hasta ahora sino también al que imprimirá en el futuro.

El balance de la Fed subió a alrededor de 7 billones de dólares; si bien, otros bancos centrales también aumentaron las cifras de sus balances. Compensar el deterioro de la deuda es poco probable en el actual sistema financiero e independientemente de las decisiones que tome la Fed en tiempos económicos normales o durante una crisis.