Home > Noticias > El oro y el avance de los precios en función de una escala logarítmica

El oro y el avance de los precios en función de una escala logarítmica

29 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

El oro es la única forma de dinero que ha sobrevivido durante milenios. A día de hoy, la gente debate sobre si el oro es dinero o no, pero todo depende mucho de la interpretación que haga la gente del dinero.

Si bien el oro no puede ser una unidad de cuenta, comparte una de las características más importantes del dinero: la reserva de valor. El oro ha conservado su valor a lo largo del tiempo, algo que no podemos decir de todas las monedas fiduciarias que se han creado.

Al mirar un gráfico como el que se recoge más abajo, hay que considerar siempre la moneda. En este caso, este es el precio del oro en dólares por onza ($/oz). Lo que refleja el gráfico, ¿es la subida parabólica del precio del oro o la increíble caída del USD?

El oro como reserva de valor

Los gráficos logarítmicos muestran datos numéricos para responder a la asimetría de los grandes valores. Este tipo de gráficos se usa para explicar grandes avances o descensos del mercado, como el del precio del oro frente al USD.

Si reemplazamos el USD del gráfico superior por una moneda de un mercado emergente (por ejemplo, la lira turca, TRY), entonces el avance del oro es aún más intenso. Si bien el oro se ha apreciado frente al dólar estadounidense, este se ha apreciado frente a otras monedas. Esto hace que el precio del oro denominado en otras divisas se incremente aún más.

Un tipo de cambio expresa el valor de una moneda en función de otra. Lo mismo es válido cuando hablamos del oro.

En 2020, el precio del oro ha alcanzado un máximo histórico frente al USD. Rompió la barrera de los 2000 $ 2,000 sobre la base de un descenso constante del USD, ya que la Fed inundó el mercado con dólares en respuesta a la pandemia del coronavirus. Este es uno de los principales hitos alcanzados por el precio del oro. Sin embargo, si consideramos una visión conjunta de los hechos, en realidad no es ningún acontecimiento. Si observamos el gráfico superior, que muestra la evolución del precio del oro desde 1790, una cosa está clara: cada vez que el precio del oro se corregía, era una oportunidad para que los inversores comprasen más.

Por este motivo, se recomienda que cualquier cartera de valores a largo plazo tenga una parte invertida en oro. Algunos inversores incluso crean una posición de efectivo y la mantienen como dinero especulativo que usan cuando el precio del oro cae.

La idea es que, si la historia nos ofrece una pista de cómo funcionará el precio del oro en el futuro, la posesión de oro incrementará el rendimiento de una cartera a largo plazo.

Tags:
Oro