Home > Noticias > El oro, por encima de los 1800 $ en tiempos de profunda recesión

El oro, por encima de los 1800 $ en tiempos de profunda recesión

9 julio, 2020 By Mircea Vasiu

El nuevo coronavirus ha afectado las economías del mundo a una escala sin precedentes. Tanto los mercados desarrollados como aquellos en desarrollo, emergentes o fronterizos, apenas pueden hacer frente a los retos que ha planteado el brote.

Cuanto más tiempo se tarde en encontrar una solución clara al problema sanitario, más profunda será la recesión económica. En términos económicos, el primer signo de una economía en declive se llama contracción. Una economía que se mantiene en contracción sin repuntes significativos entra en recesión. Una recesión aguda sin una fuerte recuperación lleva a la depresión.

Después de estos cuatro meses de crisis sanitaria provocada por la COVID-19, vemos este año más países en recesión de forma simultánea que durante las guerras mundiales o la gran depresión. La economía mundial siempre ha estado marcada por zonas en diferentes fases del ciclo económico. No es el caso ahora.

Cuanto más larga sea la recesión, más fuerte será la apuesta por el oro

Ayer, el precio del oro superó los 1800 $. Ya hay voces que pronostican los 2500 $ e incluso los 3000 $ más pronto que tarde. ¿Están estos valores fuera de contexto? Por supuesto que no.

El oro siempre se ha visto como la única forma de dinero que podía preservar su riqueza a lo largo de milenios. Incluso después de los años 1970, cuando los Estados Unidos dejaron de convertir el dólar estadounidense en oro, el metal amarillo mantuvo su aura.

Una rápida comparación entre las principales monedas fiduciarias y el precio del oro desde 1900 revela por qué los inversores siguen añadiendo oro a sus carteras a través del tiempo. La demanda de oro no afecta a su poder de compra: no se puede imprimir oro de la misma forma que los bancos centrales pueden imprimir monedas fiduciarias.

Lo que resulta bastante interesante es que los principales beneficiarios de la subida del precio del oro son, como se puede suponer, los bancos centrales. En las dos últimas décadas, las reservas de oro de los bancos centrales mundiales han aumentado de forma significativa. ¿Por qué alguien compra oro si no es dinero y no tiene ningún papel en el actual sistema financiero?

La respuesta la encontramos en la vieja ley de la oferta y la demanda. Si una cosa tiene valor, los inversores (bancos centrales incluidos) pujarán por ella. Mientras exista ese valor, habrá siempre alguien que lo ofrezca a precios más bajos.

Hoy en día, los bancos centrales adquieren todo tipo de activos basura (por ejemplo, préstamos improductivos, bonos basura de corporaciones dudosas, etc.) en un intento de proporcionar liquidez (en monedas fiduciarias) a las economías. Como consecuencia, sus balances aumentan exponencialmente.

No deberíamos sorprendernos en absoluto al ver que los bancos centrales con reservas de oro valen mucho más que su precio de compra: todos deberíamos alegrarnos, ya que cuanto más alto sea el precio del oro, más munición tienen los bancos centrales para aliviar el shock económico del coronavirus.