Home > Noticias > El oro, la plata y la búsqueda de la seguridad

El oro, la plata y la búsqueda de la seguridad

7 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

Cada crisis financiera es testigo de más o menos los mismos patrones: los inversores entran en pánico, los bancos centrales inyectan liquidez y los precios de las materias primas suben.

En función del tipo de crisis y la magnitud de sus repercusiones, los efectos se extienden más o menos en el tiempo. Por ejemplo, la gran crisis financiera de 2008-2009 fue de corta duración si la comparamos con la actual crisis del coronavirus. No tuvo el mismo impacto global que la actual y, por tanto, los mercados financieros no respondieron igual.

Las materias primas ofrecen los mejores ejemplos a este respecto.

¿Quién gana en esta búsqueda de seguridad?

El precio del oro ha alcanzado un nuevo récord histórico al superar los 2000 $ este mes. Los entusiastas del oro no podrían estar más emocionados, ya que por fin pueden sacar pecho tras años y años con el oro por debajo de los puntos de referencia tradicionales, como el índice S&P 500.

La plata ha gozado de un rendimiento aún más impresionante. Un vistazo rápido a la relación oro-plata nos deja claro que esta última se recuperó en pocas semanas, lo que ha reducido la brecha que imperaba respecto al oro durante los últimos años.

Por lo tanto, la búsqueda de la seguridad, como sugieren ambos metales (materias primas) difiere respecto a todo lo que conocemos hasta ahora en la economía moderna. Los ETF o Fondos cotizados dominan en cuanto a posesión de oro.

Debido a que resulta la forma más barata de ganar exposición a los movimientos del mercado del oro sin realmente poseerlo, los ETF son muy valorados por los inversores, especialmente en el caso de los minoristas o particulares.

Resulta que los fondos contienen más oro que algunos bancos centrales, lo que nos dice mucho sobre los temores generados por la crisis del coronavirus. Pero no se trata solo de oro: los precios de la plata se han duplicado desde marzo.

Tales rendimientos son anormales incluso en tiempos de crisis económicas como las que hemos visto hasta la actual pandemia. Pero como hay tantas variables desconocidas sobre la crisis actual y su impacto global, los inversores no se arriesgan. Por lo tanto, la búsqueda de seguridad y el refugio en las materias primas continúa.

La plata es el nuevo FANG (es decir, Facebook, Apple, Netflix y Google). Ha superado a todos los principales activos financieros mundiales en julio. Siendo precisos, obtuvo un rendimiento de más del 100 % en comparación al siguiente mejor activo: el Compuesto de Shanghái.

Para resumir, los inversores han visto cómo se ha ido desarrollando la crisis. Posteriormente, han analizado el tiempo que había pasado y la evolución de la pandemia.

Con el crecimiento económico lejos de la esperada recuperación en V, la búsqueda incesante de seguridad parece lógica. Es más, seguramente continúe hasta que las condiciones subyacentes cambien.