Home > Noticias > El NFP, mejor de lo esperado, pero aumenta el desempleo básico

El NFP, mejor de lo esperado, pero aumenta el desempleo básico

7 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

La publicación el pasado viernes del informe NFP resultó ser lo contrario de todo un acontecimiento para los operadores de divisas. El inicial movimiento alcista del USD, provocado por un titular mejor de lo esperado, se revirtió al final de la jornada bursátil, ya que los operadores conocieron más detalles del informe de empleo de agosto.

La economía de los Estados Unidos sumó 1.37 millones de puestos de trabajo en agosto, lo que hizo aumentar las expectativas de una fuerte recuperación. La mayor sorpresa fue la tasa de desempleo: cayó al 8.4 % cuando se esperaba un 9.8 % desde la anterior 10.2 %.

Sin embargo, tras estos titulares positivos, algunos aspectos merecen una atención especial. Entre ellos, el número de personas que han perdido su puesto de trabajo de forma permanente y la tasa de desempleo básica.

La pérdida permanente de puestos de trabajo hace aumentar el desempleo

Uno de los mayores problemas durante la pandemia del coronavirus está en el mercado de trabajo. ¿Cómo mantener los empleos de la gente mientras muchos países o regiones cerraban sus economías? La respuesta vino dada por las ayudas estatales y, por lo tanto, era difícil estimar el impacto que la crisis tenía verdaderamente sobre el mercado laboral.

En los Estados Unidos, el asunto que más preocupa después del informe NFP de agosto es el número de pérdidas permanentes de empleo. Sigue creciendo desde febrero sin que haya ninguna señal de que la tendencia vaya a cambiar en el futuro. Hasta que dicha tendencia cambie, es muy difícil interpretar cualquier dato sobre empleo como positivo.

Otro aspecto que estropea el titular positivo tiene que ver con la tasa de desempleo básica. Esta tasa hace referencia a los desempleados permanentes y a los marginales mientras se va eliminando el desempleo temporal. La tasa de agosto llegó al 5.8 %, solo un poco menos que el máximo de junio.

En pocas palabras, sugiere que más desempleo está pasando de temporal a permanente. En concreto, el número de desempleados permanentes ha crecido un 19 % en un solo mes, ya que agosto es el primer mes desde marzo en el que menos de la mitad del desempleo es temporal.

La recesión económica provocada por la pandemia del coronavirus no tiene precedentes. Los gobiernos y los bancos centrales también han tomado, por lo tanto, medidas sin precedentes.

Es por eso que los indicadores tradicionales están distorsionados e interpretar los datos de forma correcta es vital para entender la verdadera naturaleza de la recuperación económica, si es que la hay. Por consiguiente, siempre es prudente profundizar más en las publicaciones económicas, ya que siempre se esconde algo más detrás de los titulares.

Por supuesto que la caída de la tasa de desempleo es bienvenida. Sin embargo, si no va acompañada de una caída en el indicador básico, el riesgo de un retroceso es muy alto.