Home > Noticias > ¿El momento de las inversiones alternativas?

¿El momento de las inversiones alternativas?

10 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

Los experimentos monetarios y fiscales extremos han provocado que muchos mercados muestren lo que podríamos denominar como «anomalías». Situaciones que antes se daban por imposibles o eran realmente inusuales, a día de hoy, de repente, parecen ser la norma.

Todo comenzó con los tipos de interés negativos por los que apostaron algunas economías desarrolladas. Cuando se introdujeron en Japón, la zona euro, Suiza, algunos países nórdicos, etc., no había precedente alguno para valorar su posible impacto.

Una de las consecuencias de implantar una política monetaria extrema es el incremento de los bonos de rendimiento negativo. Cuando los países enfrentan un escenario de déficit, buscan financiarlo tomando prestado de los mercados financieros. En teoría, no debería ser complicado, ya que los países con superávit pueden financiar ese déficit. Sin embargo, las condiciones de pago pueden o no ser favorables.

Sin embargo, los rendimientos negativos provocan que los inversores obtengan menos de lo que invierten comprando ese tipo de bonos. Grecia es el último en unirse al grupo de los bonos con rendimiento negativo, un cambio sorprendente respecto a la situación que se vivía hace unos años.

Inversiones alternativas: Una alternativa al incremento de los bonos de rendimiento negativo

Los inversores dispone de muy pocas opciones cuando lo que buscan es seguridad. Una de ellas es la de comprar divisas seguras. No en vano, el yen o el franco suizo son las monedas que mejor rendimiento han dado hasta ahora en 2020. Otra opción es la de recurrir a inversiones alternativas que permitan proteger el capital a largo plazo.

Otro motivo que puede llevar al inversor a apostar por las opciones alternativas lo explica lo relativo a la inflación. Muchos inversores expertos, como, por ejemplo, Stanley Druckenmiller, ven segura una inflación más alta para los próximos cinco o seis años. Por lo tanto, buscar cubrirse contra ella favorecerá a las inversiones alternativas.

Las inversiones alternativas son mucho más que el oro y otros metales preciosos. Hoy en día, podemos hablar de Bitcoin y otras criptodivisas como activos seguros. También el capital privado o los bienes inmuebles son inversiones alternativas tradicionales. Además, las piezas de coleccionismo tienden a mantener su valor, sobre todo durante los periodos altamente inflacionarios.

La selección del activo de mejor rendimiento debe ser un acto de equilibrio. Siempre hay ventajas y desventajas. Por ejemplo, los bienes inmuebles o las piezas de coleccionismo tienen una desventaja clara: la falta de liquidez. En otras palabras, cuando los inversores tienen prisa por salir cuando necesitan liquidez, puede que, con esta clase de activos, les sea difícil encontrar al comprador adecuado de forma rápida.

Sin embargo, a medida que los rendimientos negativos se expandan por el mundo (y no van a desaparecer pronto), es de esperar que cada vez más inversores dirijan su atención a las inversiones alternativas.