Home > Noticias > El índice manufacturero (ISM) de los Estados Unidos, todavía en contracción

El índice manufacturero (ISM) de los Estados Unidos, todavía en contracción

2 junio, 2020 By Mircea Vasiu

La primera semana de operaciones comerciales del mes de junio ha comenzado con los datos del índice manufacturero de los EE.UU. (ISM, por sus siglas en inglés) en un día en el que tanto los bancos franceses como alemanes estaban cerrados por vacaciones. El informe ha revelado que dicho índice todavía está en contracción, ya que la industria manufacturera se ha visto afectada por la pandemia del coronavirus.

El índice ha repuntado hasta el 43.1 después del 41.5 del mes pasado, pero se mantiene, sin embargo, por debajo del nivel de 50, nivel que define la expansión frente a la contracción. Los nuevos pedidos, la producción y el empleo también han crecido, mientras que las entregas de los proveedores han disminuido.

Aunque la demanda sigue siendo incierta, parece que el mes de mayo de 2020 ha sido un mes de transición. A pesar del modesto aumento en los pedidos de exportación en mayo, las importaciones reflejan una demanda nacional más suave.

Los gerentes de compras se han mostrado cautelosos en mayo

Es importante recordar, a la hora de interpretar el ISM, que se trata de un informe elaborado a partir de una encuesta. Los gerentes de varias empresas responden a preguntas relacionadas con nuevos pedidos, empleo y otros aspectos de sus negocios. Los datos se compilan a partir de esas respuestas de forma que muestran condiciones de contracción o expansión, siempre con la referencia del nivel 50 (por encima, hay expansión; por debajo, aparece la contracción).

Además del pequeño repunte del índice, algunos directivos han expresado su optimismo. Al hablar de la actividad, por ejemplo, se dice que ha mejorado aunque no se haya concretado todavía en pedidos. Sin embargo, no deja de ser una señal positiva.

La demanda de venta de combustible está empezando a repuntar de nuevo, lo que confirma el lento retorno a la normalidad después de las medidas de cierre de la economía. La impresión general es que, a pesar de lo que está pasando con la crisis del coronavirus, se pueden ver muchos signos positivos en el horizonte. La gente se plantea proyectos para el otoño de 2020 y aún más allá. El optimismo debería aumentar en la segunda mitad del año.

Muchos inversores están pendientes de los informes del ISM por una razón muy diferente a la primera que nos viene a la cabeza. En efecto, los datos del ISM son importantes indicadores económicos, pero algunos de sus componentes merecen más atención por parte de los inversores.

Por ejemplo, los datos del ISM suelen publicarse en la misma semana que los de las nóminas no agrícolas (NFP). En la mayoría de las ocasiones, ambas publicaciones, el índice manufacturero ISM y el no manufacturero, salen a la luz antes de que se dé a conocer, el viernes de la semana pertinente, el NFP. Y a veces solo se publica uno de los dos.

Los operadores que se centran en el mandato de la Reserva Federal de creación de empleo toman el componente de empleo de la publicación del ISM y lo usan para hacer una previsión de los números que presentará el próximo informe del NFP. Por consiguiente, el componente de empleo es clave para ofrecer una conjetura bien informada sobre los datos del NFP que se publican el viernes.

En este caso, el empleo en el sector ha aumentado, lo que es una señal positiva para el NFP del viernes.