Home > Noticias > El fabricante de automóviles más valioso del mundo

El fabricante de automóviles más valioso del mundo

24 junio, 2020 By Mircea Vasiu

A pesar de que vende menos unidades que la mayoría de sus competidores, Tesla se las ha arreglado para superarlos en términos de capitalización bursátil (es decir, la ratio precio / acción se ha multiplicado por el número de acciones en circulación). Muestra la forma en que los inversores valoran una compañía, no necesariamente en función de lo que es hoy sino de lo que puede ser en un futuro.

Principios de valoración en el mercado de valores

Cualquier negocio no se valora en función de su valor actual sino en relación con el valor futuro de sus flujos de efectivo. Los modelos de flujo de efectivo descontado son de los más complejos a la hora de valorar una empresa y, aún en esos casos, la exactitud del modelo depende de lo bien que el analista haga la estimación de los flujos de efectivo futuros.

La industria del automóvil actual refleja una batalla entre generaciones y la forma en que los fabricantes tradicionales de automóviles se han visto sorprendidos por la obligatoriedad de cumplir con las reglamentaciones ecológicas de los mercados desarrollados. Por una parte, los «milenial» y otras generaciones más jóvenes (es decir, X, Z), están a favor de los coches eléctricos y la promesa de un futuro ecológico. Por otra, nuevas regulaciones, como la del Green Deal en Europa e incentivos similares en otras partes del mundo, han cambiado la manera en que los inversores valoran una compañía.

Una rápida mirada al gráfico superior y vemos que no tiene sentido que una empresa como Nikola, un fabricante de camiones eléctricos, esté valorada en 25 mil millones de dólares, casi igual que Ford, que lo está en 26 mil millones. ¿Cuál es la diferencia entre las dos? Ford ha vendido millones de coches en el último año fiscal mientras que Nikola ¡no ha vendido ni uno! Efectivamente, la empresa no ha vendido ni un solo camión, sin embargo ha igualado a Ford en capitalización bursátil.

¿Se equivocan los inversores? Es posible.

No obstante, una discrepancia tan grande entre un fabricante de automóviles que produce y vende coches a nivel global y uno que no ha producido ni vendido ninguno nos ayuda a explicar por qué Tesla se ha convertido en el fabricante de automóviles con más valor en el mundo.

Supera a Toyota o Daimler y tiene un tope de mercado mayor que Honda, Ferrari, BMW y GM juntos. Y eso a pesar de vender pocos coches. Una vez más, todo gira en torno a la valoración.

Una rápida mirada a los estados financieros de un fabricante de coches eléctricos revela ingresos por la venta de certificados ecológicos. Es decir, como los fabricantes de automóviles tradicionales no estaban preparados y no podían cumplir con los nuevos estándares de emisiones de gases de efecto invernadero, se han visto obligados a comprar certificados ecológicos de las compañías eléctricas.

Dicho de otro modo, la responsabilidad de una empresa (cualquier fabricante de automóviles tradicional) se convierte en el activo de otra empresa (las compañías eléctricas). A menos que los fabricantes de automóviles tradicionales igualen el progreso de Tesla, lo más probable es que la brecha siga creciendo.