Home > Noticias > El empleo privado crece por cuarto mes consecutivo

El empleo privado crece por cuarto mes consecutivo

3 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

A solo tres meses de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, la economía de dicho país empieza a tomar impulso. Incluso hay un debate ahora sobre si las recientes señales de recuperación se deben a que ya ha comenzado un nuevo ciclo económico o si solo se trata de un repunte y habrá que enfrentarse a más dificultades.

A juzgar por el mercado de valores, todo está bien. El índice Dow Jones se las ha arreglado para cerrar por encima de 29 000 por primera vez desde el inicio de la crisis del coronavirus, lo que supone un importante repunte. El Nasdaq100 ha subido más del 40 % en el año, un desarrollo asombroso si tenemos en cuenta que el mundo se ha visto afectado por la pandemia.

Uno de los primeros indicadores a los que hay que prestar atención durante las recesiones económicas son los datos del mercado laboral. Debido a que hay indicadores con retraso, los inversores creen que la recesión se está acabando cuando ven una notable mejoría en el mercado de trabajo. Este es el motivo por el que los datos del ADP o del NFP son tan importantes para los mercados financieros.

Casi medio millón de nuevos empleos en el sector privado estadounidense

Las nóminas privadas de agosto, o el informe ADP sobre el empleo nacional, muestran que más de 400 000 estadounidenses han encontrado un nuevo empleo durante el mes. Empresas de todos los tamaños han creado puestos de trabajo: las pequeñas empresas crearon 52 000; las medianas, 79 000, y las grandes empresas, las que tienen más de 500 empleados, unos 298 000. Por lo tanto, el grueso del empleo en el sector privado ha tenido lugar en las grandes empresas, una señal de que hay una fuerte recuperación en el caso de las empresas de los Estados Unidos.

Otro dato positivo del informe ADP de agosto es la forma en que los nuevos empleos se han repartido en los diferentes sectores. En el sector servicios se crearon unos 389 000 puestos de trabajo, mientras que el sector manufacturero solo creó 40 000 nuevos empleos en agosto.

Vemos, una vez más, la discrepancia entre los dos sectores de la mayor economía del mundo y por qué es importante recordar esto cuando interpretamos los datos del PIB o de las encuestas de los ISM manufacturero y no manufacturero.

Por ejemplo, si el ISM no manufacturero (es decir, los servicios) cae con fuerza, más de lo que espera el mercado, probablemente afectará al USD más que una caída similar del Índice de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero. Pero, si el ISM no manufacturero cae significativamente, sin que el ISM manufacturero confirme la caída y, por lo tanto, se mantenga con firmeza, el USD revertirá sus pérdidas e incluso puede que suba al final. Los Estados Unidos son una economía basada en el sector servicios, al igual que la mayoría de las economías del mundo desarrollado.

El fuerte informe del ADP ha hecho subir los mercados. También alimenta las expectativas de que el NFP presentará mañana un rendimiento similar.