Home > Noticias > El dólar sigue ganando terreno en relación con a las divisas del G-10

El dólar sigue ganando terreno en relación con a las divisas del G-10

15 mayo, 2020 By Mircea Vasiu

El dólar estadounidense, la moneda de reserva mundial, ha experimentado una fuerte demanda últimamente. No solo ha aplastado a sus pares de los mercados emergentes, sino que además se ha disparado frente a las monedas del grupo del G10. Mientras la crisis de la COVID-19 continúa, muchos se preguntan si esta tendencia cambiará pronto.

Antes de la actual pandemia, la Fed ya había empezado a ajustar los tipos de los fondos federales con una larga campaña de ajuste que duró más de dos años. Los pocos recortes realizados se consideraron como un «ajuste de mitad de ciclo», algo necesario para atenuar el auge del mercado laboral así como el fuerte crecimiento.

En todo ese tiempo, los otros grandes bancos centrales del mundo mantuvieron sus tipos próximos a cero o, incluso, por debajo. El BCE, por ejemplo, ha estado, durante varios años, manteniendo sus tasas clave de interés por debajo de cero. Incluso el RBA de Australia tiene una tasa de efectivo más baja que la tasa de los fondos de la Reserva Federal. En conjunto, la moneda de la reserva mundial tenía la tasa de interés más alta del mundo desarrollado antes de la pandemia del coronavirus.

Y llegó la pandemia

A medida que la pandemia ha ido empeorando, la Fed ha reaccionado en consecuencia. Es por eso que ha reducido la tasa a cero tras una reunión de emergencia y ha adoptado una serie de medidas poco convencionales para facilitar aún más la política monetaria.

En un movimiento a gran escala, ha abierto las líneas de intercambio en dólares estadounidenses para proporcionar liquidez a otras partes del mundo. Durante la crisis financiera de 2008, una medida similar benefició, sobre todo, a la eurozona. Ahora, Asia en particular parece estar captando gran parte de la liquidez del dólar a partir de las líneas de canje. Aun así, y pese a esta decisión de la Fed, el dólar ha seguido fortaleciéndose.

Una explicación es que en tiempos de crisis, los inversores recurren al dólar estadounidense en busca de seguridad. Después de todo, si el dólar no se mantiene, todas las demás monedas fiduciarias probablemente lo seguirán.

Otro punto de vista más plausible se deriva del argumento que sostiene que lleva tiempo implementar nuevas medidas. Además, lleva aún más tiempo que se vean sus efectos sobre la economía. Por lo tanto, no es sorprendente que el dólar estadounidense se muestre fuerte todavía.

Solo cuando entren en juego los efectos de las medidas no convencionales, el dólar estadounidense empezará a debilitarse.