Home > Noticias > El dólar, en caída libre: ¿Por qué no para de depreciarse?

El dólar, en caída libre: ¿Por qué no para de depreciarse?

6 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

Tras un repunte inicial nada más comenzar la crisis del coronavirus, el USD no ha parado de caer.

¿Qué ha cambiado? ¿Por qué la dinámica del USD es importante para todos los actores económicos del mundo? ¿Puede cambiar la tendencia bajista del USD en el corto plazo?

Enorme crecimiento de la oferta de dólares

Los desequilibrios entre la oferta y la demanda de USD explican gran parte los movimientos de la misma. Desde que comenzó la pandemia, la Fed inundó los mercados financieros con dólares. Reinició la flexibilidad cuantitativa, es decir, la impresión de dinero digital sin freno.

Lo mismo hicieron otros bancos centrales del mundo. Es más, el BCE ha impreso incluso más euros que la propia Reserva Federal, pero esta abrió líneas de intercambio denominadas en dólares con otros bancos centrales. Esto provocó que hubiese más dólares que euros en el propio sistema financiero y en un periodo de tiempo muy corto.

La expansión fiscal de Estados Unidos también ha contribuido al debilitamiento del dólar en el largo plazo y a una inflación potencialmente más alta. Como siempre, los inversores han optado por ser proactivos y han vendido sus dólares en previsión de esto. Esta actitud también explica, aunque sea de forma parcial, el movimiento al alza de materias primas como el oro, la plata e incluso la madera.

Problemas de carácter geopolítico

El acuerdo comercial entre los Estados Unidos y China, así como diversas negociaciones en curso, han creado importantes flujos de dinero. El déficit ha vuelto a crecer tras unos últimos años con relativas mejoras. Esto sugiere una posible reestructuración de las reservas monetarias de los bancos centrales.

La Unión Europea también ha tenido su parte de culpa, pues no hace mucho se ha unido para emitir una deuda común. Un cambio sin precedentes que ha modificado la percepción de los inversores para con la moneda común. Naturalmente, para comprar euros, uno necesita vender otra moneda fiduciaria: el USD es la primera opción disponible

Rendimiento negativo de los bonos del tesoro

Por último, aunque no menos importante, está el hecho de que los bonos del Tesoro han transitado por terrenos negativos, así como se han alineado con el mundo desarrollado. Esto indica una disminución en la búsqueda de deuda de los Estados Unidos. Si los inversores no están dispuestos a comprar más bonos del Tesoro, o si la demanda se reduce, aunque sea poco, la presión sobre el dólar continúa y la oferta de otras monedas también.

Es mejor ver los cambios en el USD desde una perspectiva macroeconómica. Incluso las decisiones importantes de los bancos centrales toman su tiempo para crear los efectos económicos que buscan.

Hasta ahora, todo indica que la depreciación del dólar seguirá.