Home > Noticias > El desempleo vuelve a crecer en Europa

El desempleo vuelve a crecer en Europa

7 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

La eurozona fue una de las partes del mundo más duramente golpeadas durante la gran crisis financiera de 2008-2009. A medida que la crisis se extendía por todos los mercados desarrollados y emergentes, la tasa de desempleo crecía drásticamente.

Es más, mientras otros países tenían oportunidades de ir arreglando su situación, la Unión Europea tenía que hacer frente a otro momento dramático: la crisis de la deuda soberana griega. Así pues, 2012-2013 marcó una de las tasas de desempleo más altas de la historia de la UE, tanto entre gente joven como en total.

El legado de Mario Draghi, en peligro

Al entonces presidente del BCE, Mario Draghi, se le recordará en los libros de historia como el del período de ocho años en el que dicho banco no subió los tipos ni una sola vez. Hay que recordar que esto ocurrió antes de la crisis del coronavirus, ya que el mandato de Draghi finalizó en noviembre de 2019.

En un momento en el que la Fed subía los tipos por encima del 2 %, el BCE decidía no hacer nada. Todo lo contrario: mantuvo el tipo de facilidad de depósito por debajo de cero y los otros tipos (facilidad marginal de crédito y tipo de interés clave) muy próximos a cero.

Sin embargo, Draghi decía a menudo durante sus dos mandatos que la caída drástica de la tasa de desempleo era una señal de que las políticas del BCE estaban funcionando. Es más, había más trabajo disponible en la Unión Europea y, durante el mandato de Draghi, el índice de desempleo cayó al 6 % desde el 12 % total. Incluso, la tasa de desempleo juvenil cayó de forma significativa.

Ahora, ambas tasas están en peligro.

El pasado agosto, la tasa de desempleo en la Unión Europea creció por quinto mes consecutivo. En concreto, casi 15.6 millones de personas se quedaron sin trabajo en la UE. Si lo comparamos con el mes de abril, otro millón y medio de personas ha perdido su puesto de trabajo. La tasa de desempleo juvenil está de nuevo por encima del 17.6 %. No olvidemos, sin embargo, que estos son números promedio en el sentido de que recogen los datos de todos los países miembros de la Unión Europea.

En algunas partes de la Unión, las cosas van mejor. Pero, en otras, siguen estando mal. Por ejemplo, en España, supera el 40 %. Mientras tanto, los déficits de los gobiernos de la eurozona se han disparado como consecuencia de la crisis de COVID-19. Han alcanzado un total de 450 mil millones de euros o, lo que es lo mismo, alrededor del 5 % del PIB de la eurozona. Y van en aumento a medida que se profundiza la crisis.

En cuanto a la moneda común, muchas voces dicen que no deberíamos preocuparnos del déficit en una situación como esta. Incluso Powell, de la Fed, dijo ayer que el déficit de los Estados Unidos debería pasar a un segundo plano en estos momentos.

¿Por qué? El foco debería estar en el empleo. Primero, hay que arreglar la situación mediante la creación de empleo y, después, la economía se recuperará de forma natural. Este era el punto de vista de Draghi. Por desgracia, una crisis sin precedentes lo ha estropeado todo. ¿Es hora de que Lagarde continúe con el trabajo de Draghi?