Home > Noticias > El continuo crecimiento de la industria de los fondos sostenibles

El continuo crecimiento de la industria de los fondos sostenibles

3 junio, 2020 By Mircea Vasiu

A pesar de la pandemia del coronavirus, la inversión ESG (por sus siglas en inglés: Environmental, Social and Governance) sigue una tendencia sólida de crecimiento con una Europa que lidera el camino hacia un futuro más verde. Del total de 46 000 millones de dólares en fondos sostenibles, los Estados Unidos y el resto del mundo tan solo representan el 12 % mientras que el resto está situado en Europa.

El Pacto Verde Europeo

A raíz del cambio que tuvo lugar en la presidencia de la Comisión Europea a finales del año pasado, la UE anunció un Pacto Verde que está a punto de dar forma a la manera en que el continente se va a desarrollar. Presentado antes de la pandemia del coronavirus, el Pacto Verde es un ambicioso proyecto que busca que la UE sea climáticamente neutral para el año 2050.

La idea es impulsar la economía verde mediante iniciativas que protejan el medioambiente. La financiación tanto pública como privada del Pacto Verde es una respuesta a las encuestas realizadas en toda la Unión Europea que han revelado una gran preocupación de la población por el cambio climático y el cuidado del medioambiente.

El crecimiento de los fondos sostenibles es notable, sobre todo si consideramos que la Unión Europea y el resto del mundo se encuentran en medio de la lucha contra una pandemia, lo cual requiere cantidades de capital sin precedentes para hacer frente al alto nivel de desempleo y a las nuevas medidas de distanciamiento social. A pesar de ello, como se demostró en el primer trimestre del año, el Pacto Verde sigue adelante para cumplir con sus promesas.

El Deutsche Bank reveló recientemente que ha emitido su primer bono verde y lo ha colocado con éxito en el mercado. Con un plazo de seis años y un volumen de 500 millones de euros, ofrece una rentabilidad del 1.375 %. El producto de la emisión se utiliza para financiar proyectos sostenibles del Deutsche Bank, como edificios ecológicos o proyectos en el campo de las tecnologías renovables.

El ejemplo del Deutsche Bank es el mejor para ilustrar lo que el Pacto Verde de la UE significa para el futuro de las finanzas públicas y privadas de Europa.

Como resultado de estas ansias de inversión en proyectos ecológicos en toda la Unión Europea, tanto los gobiernos como las empresas privadas encuentran más fácil recaudar fondos para este tipo de proyectos y, por lo tanto, para cumplir con los estrictos requisitos de la Unión Europea en lo referente al medioambiente.

Igualmente importante es que la pandemia ha desvelado fallos estructurales en la globalización. Una realidad pospandemia se enfrentará a un mayor déficit de financiación que tendrá que subsanarse de alguna manera. El hecho de poner de manifiesto las desigualdades climáticas puede que sea suficiente para estimular la inversión de las entidades privadas al tiempo que la demanda de inversiones sostenibles está preparada para aumentar en el marco del Pacto Verde de la UE.