Home > Noticias > El camino hacia la recuperación en un mundo pos-COVID-19

El camino hacia la recuperación en un mundo pos-COVID-19

9 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Lo que parecía ser una desaceleración temporal de la actividad económica, seguida de unas esperanzas de recuperación en forma de V para las economías desarrolladas, se ha venido convirtiendo, lentamente, en un camino espinoso y complejo al que le cuesta hallar la luz al final del túnel.

El mundo entero ha puesto todo su empeño en frenar al virus. Debido a ello, han caído empleos y negocios, y ha aparecido al recesión.

Ayer, los participantes de los mercados se enteraron de que la economía de Estados Unidos había alcanzado su punto máximo en febrero de 2020 y, en marzo de este mismo año, entró en recesión. No sorprende, pero ahora es oficial: la mayor economía del mundo está en recesión, aunque es cierto que el mercado de valores ha borrado ya todo rastro de pérdidas anuales.

Al resto del mundo no parece irle mejor. En el horizonte parecen desvelarse signos de que esto es mucho más que una simple crisis económica. BP (British Petroleum) anunció recientemente que despedirá a 15 000 empleados. Otras compañías de otros puntos del mundo, independientemente de su tamaño, están haciendo lo mismo.

El informe de empleos de mayo en los Estados Unidos reveló datos contrarios. Mientras que la creación de empleo fue la más alta registrada desde la irrupción de la crisis, el aumento de las solicitudes de prestación por desempleo no cesa. Los 19.6 millones de empleos destruidos por culpa de la COVID-19 son más del doble de los que engulló la gran crisis financiera de 2008-2009. De esa crisis todavía arrastrábamos sus consecuencias. Entonces, ¿cuánto tiempo nos llevará recuperarnos en esta ocasión?

¿A qué se enfrentan las economías mundiales?

Se avecinan grandes déficits fiscales. La mayoría de gobiernos del mundo se han puesto manos a la obra y han decidido ayudar con suavizaciones de las condiciones fiscales. La apuesta por la liquidez ha sido y es una de las más recurrentes de entre las diversas respuestas a la pandemia que se han dado a lo largo del planea.

Sin embargo, las noticias económicas hasta el momento han sido mucho peores de lo que se esperaba. Sí, es cierto que hay ciertos indicadores que invitan al optimismo, pero solo porque ciertas economías han ido suavizando sus medidas de bloqueo económico.

Para entender la magnitud del problema en todo su esplendor, tendremos que esperar a ver qué pasos sigue la economía mundial sin restricciones. Una vez hecho esto, deberemos comparar los datos que arroje con los anteriores. Es la única forma de evaluar el impacto real de la crisis del coronavirus.

Es poco probable que la inflación sea un problema importante en el futuro próximo. Cierto que ha habido grandes respuestas en cuanto a política monetaria y fiscal, pero al consumidor le resulta difícil a día de hoy gastar el dinero que está ampliamente disponible para pedir prestado. Por otro lado, las empresas tienen miedo de pedir prestado hasta que tengan una visión más clara de lo que está por venir.

En caso de que el mundo afronte una segunda oleada de infecciones, el camino hacia la recuperación económica se presentará todavía más duro e intrincado.