Home > Noticias > El BCE cumple con sus promesas de flexibilización

El BCE cumple con sus promesas de flexibilización

5 junio, 2020 By Mircea Vasiu

La decisión del BCE sobre la tasa de interés para el mes de junio y su conferencia de prensa no han decepcionado: el banco central ha cumplido sus promesas y va aún más allá. Además de mantener los tipos de interés sin cambios (tasa de refinanciación, tipo de interés de la facilidad de depósito, tasa de facilidad marginal de crédito), ha sorprendido en otros aspectos como, por ejemplo, con la creación de una mayor volatilidad en el mercado de divisas.

Las decisiones del BCE para el mes de junio

Como ya habían sugerido algunos de los miembros del Consejo de Gobierno del BCE en las semanas previas a la decisión de ayer, el BCE estaba a punto de dar una sorpresa. Y lo ha hecho.

El mercado ha cotizado al máximo con una ampliación de la cantidad inicial de 500 mil millones de euros del PEPP (Programa de compras contra la pandemia): el BCE ha añadido 100 mil millones de euros más, lo que supone un total de 600 000 millones de euros. Además, ha extendido la duración del programa hasta por lo menos un año a partir de ahora, es decir, junio de 2021. Y, para terminar, ha decidido reinvertir los ingresos del PEPP hasta finales de 2022 como mínimo.

Las sorpresas se refieren a esa primera parte (ampliación de 100 mil millones más) y a la tercera, la decisión de reinvertir los ingresos procedentes del PEPP. Esto último, en concreto, permite que el BCE se desvíe de las claves del capital por un período de tiempo más largo y de forma más sustancial.

Actualmente, las claves del capital establecen limitaciones en relación con los diversos programas de compra de activos, ya que cada país tiene una participación específica. Sin embargo, en una situación como la provocada por la pandemia del coronavirus, con impacto diferente en los distintos países, las claves del capital marcan algunas restricciones en cuanto al apoyo que el BCE estaría en condiciones de dar, pero que, no obstante, no puede ofrecer. Con la decisión de hoy, esto ya no será un impedimento.

Representantes de la prensa financiera interrogaron ayer a Lagarde, del BCE, sobre el fallo del Tribunal Constitucional Alemán y también sobre si la decisión de reinvertir los ingresos del PEPP había sido unánime. Elegantemente, respondió que no, que la decisión no había sido unánime (lo más probable es que los países del norte se hayan opuesto) y que el Tribunal Constitucional Alemán debería leer las cuentas del BCE para encontrar ahí la respuesta.

Por si esto no fuese suficiente para los mercados, las proyecciones del personal con respecto al PIB de la zona euro no han sido tan malas como se esperaba. Muestran una caída del -8.7 %, aunque con riesgos a la baja. En cuanto a la inflación, no hay sorpresas: se ha revisado a la baja, desde un 1.5 % a 1.3 % en 2022, tal y como se preveía.

La reacción inicial del mercado ha sido la fuerte caída de los diferenciales italianos y la subida general del euro. El par EUR/USD, en particular, ha operado con un tono alcista toda la semana, así como el par EUR/JPY. Al final de la conferencia de prensa, ambos pares habían terminado por encima de 1.13 y 123, respectivamente, con una previsión de subida a la zona de 1.1360 para el par EUR/USD y casi a 124 para el par EUR/JPY.