Home > Noticias > El BCE confunde a los mercados al mantener su política monetaria

El BCE confunde a los mercados al mantener su política monetaria

11 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

La decisión de ayer del Banco Central Europeo cogió por sorpresa a los mercados. El resultado no fue lo que los sorprendió (el BCE decidió no cambiar los tipos de interés), sino la conferencia de prensa que siguió a la comunicación.

La inflación básica en mínimos de récord ha llevado a muchos observadores de la zona euro a hacer una revisión de la inflación futura aún más a la baja. Desde el 0.4 %, el nivel actual, al cero, solo hay un pequeño paso. De ahí que se esperase que el BCE enviaría un mensaje en un tono suave (dovish) a los mercados.

Pero el BCE sonó agresivo (hawkish) desde el principio de la conferencia de prensa hasta el final. Para los que son bastante mayores y recuerdan los días en que Jean Claude Trichet estaba al mando del BCE, fue como un déjà vu: el BCE hablando en tono agresivo cuando todos los datos disponibles sugieren que debería hacer lo contrario.

¿Qué ha hecho el BCE?

Como de costumbre, la conferencia de prensa empezó con la lectura de la decisión del Consejo de Gobierno (GC, por sus siglas en inglés) por parte de la presidenta Lagarde. Ya desde el inicio, Lagarde dejó claro que la zona euro había experimentado un fuerte repunte de la actividad en los últimos seis meses.

Esto fue lo primero que llamó la atención de los mercados. Por eso, el euro se disparó en todos los tableros y el par EUR/USD pasó del 1.1830 al 1.19 en un abrir y cerrar de ojos. Cuando se quieren indicar condiciones monetarias flexibles, como parecía que el BCE deseaba hacer, no se empieza con un tono optimista sobre las últimas condiciones económicas. Cuando un banco central va a comunicar que está preparado para ofrecer apoyo monetario adicional (es decir, más flexibilización), no empieza la conferencia de prensa con un mensaje que habla de un fuerte repunte.

Al final, ese fue el mensaje que envió el BCE: está listo para una mayor flexibilización, pero lo hizo llegar de una forma poco profesional.

Cuando se le preguntó sobre la inflación, la respuesta de Christine Lagarde fue que el descenso y el rumbo siguen la proyección del BCE. En otras palabras, era algo que se esperaba. Ese fue el golpe definitivo para los bajistas del euro, ya que el par EUR/USD subió por encima de los 1.19. Los estrategas de la inflación en toda Europa estaban sorprendidos con los recientes acontecimientos y tenían una visión sombría sobre las perspectivas futuras. Sin embargo, el BCE parece estar conforme con una inflación tan próxima al nivel cero.

En cuanto a la flexibilización, el BCE dijo que sigue de cerca el tipo de cambio, algo que no había mencionado en unas declaraciones desde hacía más de dos años. Además, el programa PEPP, el programa de flexibilización cuantitativa en caso de emergencia por pandemia, no se ha detenido.

No obstante, el daño ya estaba hecho. No es que el BCE intentase enviar un mensaje con tono agresivo. Es solo que la forma que eligió para hacerlo no fue apropiada.

Todo es cuestión de semántica. Y en esta ocasión, el BCE eligió las palabras equivocadas.