Home > Noticias > El BCE calibra las expectativas de crecimiento de la zona euro

El BCE calibra las expectativas de crecimiento de la zona euro

La semana pasada, el Banco Central Europeo (BCE) presentó su política monetaria y su análisis del primer trimestre del año. Como se esperaba, la economía de la región ha caído en un 3.8 %. Es la primera vez en siete años que se produce un retroceso en el crecimiento trimestral.

Por regla general, el BCE se mantiene vigilante y baraja varios resultados y escenarios para establecer el PIB real. Generalmente, esto se hace para poder calibrar mejor la política monetaria y reaccionar tan rápido como sea posible ante potenciales cambios en las fuerzas del mercado. Los cálculos del Banco Central, revelados poco después de la decisión sobre política monetaria del pasado jueves de mantener sin cambios los tipos de interés, indican que se prevé una profunda recesión incluso en el mejor de los escenarios posible.

Lagarde ha advertido de una contracción económica muy fuerte

Christine Lagarde, la presidenta del BCE, advirtió la semana pasada que la zona euro enfrenta una fuerte contracción económica en los próximos meses. El peor escenario considerado por el BCE apunta a que el PIB real podría caer en un 12 % en 2020, un número asombroso para la eurozona. Además, como recoge la gráfica anterior, el PIB real se mantendría, hasta 2022, por debajo del nivel de 2019.

Es importante recordar que un banco central como el BCE considera todos los aspectos que pueden influir en el desempeño económico de la región, tanto internos como externos. Los precios del petróleo, por ejemplo, se han desplomado a partir de la pandemia del coronavirus y han bajado la inflación general.

El BCE ha reaccionado con fuerza a la luz de las expectativas de crecimiento económico reveladas por sus modelos. Ha bajado los tipos de interés en 25 puntos básicos adicionales a partir de junio de 2020 hasta junio de 2021. Además, el inicio del período de evaluación de los préstamos se trasladó a marzo de 2020 en lugar de abril de 2020. Pero lo que es sorprendente es cómo el BCE ha decidido apartarse de las claves de capital que había establecido en marzo.

Ha proporcionado un apoyo total a los países más afectados por la crisis del coronavirus. En el caso de Grecia, los Países Bajos y Alemania, se considera que han manejado mejor la pandemia en comparación con Italia, Francia y España. Como consecuencia, el BCE se ha apartado en gran medida de las claves de capital del mes de abril. Ha comprado más bonos italianos, por ejemplo (6400 millones de euros por encima de las claves de capital), en detrimento de los bonos alemanes.

Esto demuestra la capacidad y voluntad del BCE de desviarse de las claves de capital, lo que refleja su fuerte compromiso de utilizar todas las herramientas a su disposición para luchar contra esta crisis.