Home > Noticias > El Banco Nacional Suizo: un banco central sin igual

El Banco Nacional Suizo: un banco central sin igual

10 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

Suiza siempre ha desempeñado un papel especial en la política mundial. Situada justo en el corazón de Europa, su neutralidad la ha convertido en uno de los países más interesantes del mundo. Y también lo es el Banco Nacional Suizo

Es un banco central diferente a cualquier otro, un banco que casi ha destruido el comercio en línea tal y como lo conocemos hoy y que se involucra de forma activa tanto en el mercado financiero nacional como en el internacional.

2015 y el cruce EUR/CHF

En 2015, el Banco Nacional Suizo (SNB, por sus siglas en inglés) se vio obligado a bajar su tipo de cambio fijo en el par EUR/CHF. Hasta enero de este año, mantuvo la tasa en un mínimo de 1.20 y prometía defender ese nivel pese a lo que pudiera pasar.

Mientras el BCE se preparaba para flexibilizar las condiciones monetarias y recortar los tipos en los pares del euro, el SNB se vio obligado a renunciar. Le costó al banco decenas de miles de millones de francos suizos y la industria del comercio en línea casi desapareció. Desde aquel entonces, las casas de corretaje ofrecen protección de saldo negativo, una política diseñada para que los operadores mantengan el interés en el mercado de divisas.

¿Qué hace que el SNB sea tan especial?

Para empezar, el SNB es una acción cotizada en la bolsa de ese país. Sí, sus acciones se mueven libremente, como las de cualquier otra corporación. El SNB es una mezcla única de banco central, fondo de cobertura y un fondo de riqueza soberana. Contiene diferentes activos en su balance, no solo locales sino también, y en concreto, activos extranjeros.

El SNB siempre ha luchado contra una moneda fuerte, el franco suizo. Una forma de diversificar su balance (al igual que lo hace una corporación normal) es poseer activos extranjeros (por ejemplo, participaciones en empresas extranjeras). Para comprar esas participaciones, el SNB debe vender CHF y comprar otras divisas, por lo que está comprometido de forma activa en el proceso de debilitamiento de la moneda local.

Poca gente sabe que el SNB es uno de los principales inversores en tecnología del mundo. Una parte no inferior al 28 % de su cartera de valores está dedicada a acciones tecnológicas, como (5.35 %), Microsoft (4.96 %) o Facebook (1.8 %). Si tenemos en cuenta el repunte en 2020 de las acciones tecnológicas, tenemos que asumir que el SNB tiene una cartera rentable y no hay forma de que el banco central renuncie a su participación en la tecnología solo para lograr una pequeña corrección, como ocurrió en el Nasdaq 100 hace un par de días.

En resumen, no todos los bancos centrales son iguales. El SNB seguramente merece una atención especial, ya que es una parte activa en los mercados financieros internacionales.