Home > Noticias > El Banco de Inglaterra habla de tasas negativas

El Banco de Inglaterra habla de tasas negativas

7 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

La decisión de ayer del Banco de Inglaterra (BOE) llegó y pasó desapercibida, pero dejó algunos aspectos dignos de mención para los interesados en el rumbo futuro de la política monetaria del Reino Unido.

El BOE se encuentra en una encrucijada en este momento. Por un lado, tiene que manejar el efecto devastador de la crisis del coronavirus. El plazo de diciembre para el Brexit pone aún mayor presión sobre las finanzas y la futura política monetaria del país.

Posibles tasas negativas, aunque no inmediatamente

El aspecto más importante de la decisión de ayer del BOE se refiere a las claves sobre la posibilidad de implementar tasas negativas en el Reino Unido. El BOE no decepcionó en el sentido de que ha dado extensas explicaciones al respecto.

Si bien no se hizo evidente en la declaración oficial, el gobernador del BOE, Bailey, debatió intensamente sobre una situación de tipos de interés negativos. Mencionó abiertamente que las tasas de interés negativas forman parte de un posible paquete de medidas, aunque descartó la idea de ponerlas en marcha en algún momento próximo.

Sin embargo, los inversores parecen tener una percepción diferente en relación con las declaraciones hechas ayer por el BOE. Todos los operadores saben que los banqueros centrales usan su discurso a modo de guía futura así como todas las herramientas a su alcance para hacer públicas sus intenciones.

Al principio, solo las introducen como soluciones alternativas a las actuales circunstancias económicas. Las medidas no convencionales, como las tasas de interés negativas, siempre se presentan como soluciones «solo en caso de».

¿Por qué? La intención es contener el impacto sobre los mercados financieros en el momento en que esas medidas se introduzcan realmente. No quiere decir que se utilizarán, pero, si se hace, no serán una sorpresa para nadie.

Por consiguiente, el debate de ayer fue interesante. El gobernador Bailey incluso destacó que la efectividad de las tasas negativas depende de dónde esté la economía desde el punto de vista del ciclo empresarial.

Hay dos puntos que merece la pena destacar: primero, habló de «efectividad» en el sentido de que el BOE cree que las tasas negativas funcionan hasta cierto punto para estimular la actividad económica. Segundo, al introducir el ciclo empresarial, tal vez a modo de umbral para aplicar las tasas negativas, se refería a fases específicas de dicho ciclo.

Si el Banco Central Europeo (BCE) se sitúa como punto de referencia, los tipos de interés negativos funcionan en momentos de expansión económica. Durante una contracción, no lo sabemos, ya que no hay suficientes datos para sacar conclusiones adecuadas.

Pero aun así, la situación del BOE difiere de la del BCE. Por ejemplo, el BCE establece tres tipos de interés y solo uno de ellos está por debajo de cero, el de la facilidad de depósito.

Una cosa es segura: la volatilidad de la libra esterlina parece ir en aumento a medida que nos acercamos a la fecha límite del período de transición del Brexit en diciembre. Los que mejor entiendan el mensaje del BOE tendrán una ventaja competitiva al operar con activos en GBP.