Home > Noticias > El balance de la Fed apunta a los 9 billones de dólares

El balance de la Fed apunta a los 9 billones de dólares

La flexibilización cuantitativa o QE (por sus siglas en inglés) surgió después de la gran crisis financiera de 2008-2009. A Ben Bernanke, el entonces presidente de la Reserva Federal (Fed), se le ocurrió la idea de la QE sobre la base de una sencilla lógica: al comprar la deuda del gobierno de los Estados Unidos, la Fed contribuía de forma activa a bajar el rendimiento de la curva de rendimiento. 

En efecto, esto implica la flexibilización de la política monetaria. Considerada en principio como una herramienta no convencional, la QE se aplica cuando las tasas de interés están próximas a su límite inferior.

Pongamos un ejemplo. Si el Banco de Inglaterra (BOE) tuviera un tipo de interés del 2 %, no se comprometería para hacer una flexibilización cuantitativa. Digamos que aparece una recesión. Es decir, el BOE ve que la inflación cae y desea prevenir la deflación. Para hacer eso, el BOE baja sus tipos de interés. Sin embargo, cuando los tipos se acercan a cero (el límite inferior efectivo), es posible que el banco desee aún seguir con la flexibilización. En ese caso, a menos que fije un tipo de interés negativo, solo tiene la opción de comprometerse en llevar a cabo la QE.

QE agresiva en todo el mundo

El experimento de la Fed con la QE fue rápidamente adoptado por el mundo desarrollado. Y, por qué no hacerlo si tenemos en cuenta el éxito que tiene la Reserva Federal.

Después de utilizar la flexibilización cuantitativa por primera vez, la Fed comprobó que la economía de los Estados Unidos repuntaba. De hecho, los últimos años se han caracterizado por un fuerte crecimiento y un alto nivel de empleo. Es más, la inflación alcanzó el objetivo de la Fed. De ahí que se lograse el éxito en todos los frentes, sobre todo si pensamos que la Fed tenía un mandato dual: acercar la inflación al objetivo (es decir, lograr la estabilidad de los precios)  y crear empleo.

Por consiguiente, es comprensible que el modelo fuese adoptado con rapidez por otros bancos centrales del mundo. Sin embargo, hay cierta controversia. Uno de los más poderosos argumentos en contra es que no todos los países tienen un sistema similar al de los Estados Unidos. Efectivamente, eso es cierto. Por eso, puede que usar la misma medicina en pacientes diferentes no funcione, incluso aunque los síntomas sean parecidos.

A lo largo de 2020 la Fed ha hecho lo que se suponía que tenía que hacer. Nueva recesión, misma medicina. Después de todo, si ya había funcionado una vez, era lógico asumir que volvería a hacerlo. Quizá lo haga. Tenemos todo tipo de motivos para creer que será así, ya que hay precedentes.

Lo único que asusta más hoy día es la agresividad de la QE. En tan solo un par de años, el balance de la Fed se habrá duplicado. Por el contrario, a las primeras rondas de flexibilización cuantitativa después de la gran crisis financiera les llevó años y años desarrollarse y ver los resultados.

Existe el riesgo de que la inflación repunte con mucha más fuerza de lo que lo hizo en el pasado. Pero, ¿qué podía hacer la Fed frente a una conmoción externa como la pandemia?

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.